Omicrono, la tecnología de El Español

Uno de mis profesores de microbiologia, en una de sus muchas anécdotas de clase, nos dijo la famosa frase de “hoy en día, TODO provoca cáncer”. Esto puede que sea relativamente cierto, pero no esta de mas saber la veracidad real de este dato y saber que sustancias si tienen este riesgo cancerígeno y a que se debe.

Hoy os hablare de los hidrocarburos aromáticos policiclicos (HAPs), un grupo de hasta 100 sustancias diferentes que pueden ser adquiridas por el organismo por inhalación en áreas industriales, incendios, erupciones volcánicas… pero las fuentes que mas nos afectan, por nuestro estilo de vida, son el tabaco, las calefacciones domesticas y la carne a la brasa carbonizada. Ya se sabia que el tabaco provoca cáncer, muchos y variados tipos de ellos, pero una de sus sustancias cancerígenas son los HAP.

Este tipo de sustancias se forma cuando la materia orgánica se somete a temperaturas elevadas durante un tiempo suficiente y, aparte de por la inhalación del aire que las contiene, también podemos ingerirlas de alimentos o líquidos contaminados.

Una vez absorbidos, los HAP se distribuyen por los tejidos adiposos corporales, el riñón y el hígado sobretodo, pero también a bazo, glándulas adrenales y ovarios. Su acumulación en el organismo dura poco tiempo y en pocos días son eliminados y excretados.

Uno de los HAP que destaca mas por su poder cancerígeno es el Benzo[a]pireno (BaP), provocando tumoración en vía intratraqueal, inhalatoria, dermica, parenteral y oral.

Aunque ya imagino que a algunos os gusta la carne o el pescado muy hecho, la protección más lógica para evitar probabilidades de cáncer por esta vía es no llegar al punto de que vuestra comida quede carbonizada.

1 de 1