Omicrono, la tecnología de El Español

Con la amplia expansión de Internet en nuestras vidas, quizá no somos conscientes de la cantidad de información, de datos, de nuestros datos, que circula diariamente por la red de redes. Estamos tan acostumbrados al uso cotidiano de la información que quizá nunca nos planteamos algunas preguntas como ¿Qué pasa con nuestros datos? ¿A dónde van a parar? Vamos a intentar responderlas.

Donde van nuestros datosAl menos a mi siempre se me plantean estas dos preguntas básicas. Confiamos ciegamente en muchos servicios que almacenan nuestros datos personales y los cuales nos garantizan en sus políticas de servicio cierto nivel de privacidad. Pero a la vista está que nadie tiene una seguridad inexpugnable (véase Sony, por ejemplo), ni todas las empresas ofrecen servicios gratuitos así por que sí. En todo siempre existe una conexión, y un beneficio.

Algunos números

Para hacernos una idea de la cantidad de datos que se mueve actualmente, podemos echar un vistazo a los números de dos de las más populares redes sociales del momento, Facebook y Twitter:

Facebook:

  • Más de 650 millones de usuarios activos.
  • Cada 20 minutos, 1.000.000 links son compartidos en Facebook.
  • Cada 20 minutos, 2.716.000 fotos son subidas a Facebook.
  • Facebook es la segunda página web que más tráfico genera después de Google.

 

Twitter:

  • 460.000 nuevas cuentas de media en el mes de Abril de 2011.
  • 140 millones de tweets es el promedio diario.
  • En Twitter se realizan al día más de 600 millones de búsquedas.
  • El record de Tweets por segundo (TPS) está en 456, que se alcanzó el día de la muerte de Michael Jackson.

 

¿Dónde va a parar?

Pues tanta información normalmente va a parar a los datacenters de las empresas que suministran el servicio, poniendo de nuevo el ejemplo, Facebook o Twitter. Se puede almacenar desde tu perfil completo, a tus búsquedas, en qué páginas has estado, cómo has llegado hasta alguna otra, cookies, ip’s y en definitiva, lo que vendría a ser nuestro perfil como usuarios y como consumidores. Pero no siempre es su destino final. Todos confiamos en que la información sólo se trata estrictamente con finalidades de mejorar los servicios que usamos, pero esto desgraciadamente, no siempre es así. Y lo peor de todo, no siempre nos enteramos.

Miles de datos en la red

Entonces, ¿Qué pasa con nuestros datos?

Siempre se ha dicho que la información es poder, es de lógica pensar que la información también es dinero. Y está clarisimo que hay quien sabe hacerla rentable. Cuando navegamos por internet, quizá no seamos conscientes de todos los movimientos que hacemos, pero fácilmente se puede hacer un resumen en el que podemos desvelar nuestras actitudes de consumo y nuestros gustos. Algo que hace escasamente un año reveló el periódico The Washington Post. En un artículo descubrió que Facebook estaba vendiendo datos a terceras empresas (por supuesto sin consentimiento por parte del usuario). Las empresas de publicidad reciben información que puede ser empleada para buscar perfiles individuales adecuados al producto determinado que venden. Este artículo del periódico se centra en Facebook, pero no es la única red social a la que se ha investigado por estas maniobras.

La cesión de datos personales a terceros no es algo nuevo que haya surgido con internet, cualquiera ha tenido que sufrir en su casa las insistentes llamadas de teleoperadores ofreciendo servicios hasta el aburrimiento. ¿Cómo conocen nuestro número? ¿Porqué a veces llegan cartas de publicidad a nuestro nombre? Pues si, también hasta hace bien poco las operadoras de telefonía repartían nuestros datos alegremente, llevándose a cambio algún que otro beneficio.

Remedios hasta ahora existen pocos. Aunque siempre conviene mirarse bien los términos de servicio, (algo que casi nunca hacemos) cuando estamos poniendo en juego nuestra información personal. Pero lo que pasa una vez que nuestros datos se almacenan fuera de nuestro alcance y conocimiento se nos escapa. Hay que exigir transparencia y seguridad. Eso, y leyes que protejan nuestra privacidad, algo que parece olvidado estos días.

No todo es negativo

Y así lo demuestran acontecimientos recientes. La red ha adquirido una importancia casi vital en nuestras vidas, y en nuestras libertades. Porque si exigimos transparencia, no sólo ha de ser en los servicios que utilizamos. También la podemos exigir a nuestros ayuntamientos y a nuestros gobiernos. Así pues, a veces es bueno que circulen datos abiertamente por la red. Algunos ejemplos prácticos: los mapas abiertos de las calles de Puerto Príncipe (Haití) ayudaron a que se organizara de manera más eficiente la ayuda humanitaria cuando ocurrió el terremoto. O otro proyecto interesante, un sitio independiente que con los datos del gobierno inglés nos muestra cuanto presupuesto se destina a sanidad, educación, etc.

Hay en definitiva, aspectos positivos y negativos de la circulación de datos. Lo único que es seguro es que hay que tratar nuestros datos como si de nosotros mismos fuera, y no olvidar nuestros derechos sobre ellos. Es necesario exigir una red neutral, y leyes que protejan nuestra privacidad. Todavía es una incógnita que pasará en el futuro, lo peligroso es continuar exponiendo nuestros datos, porque entonces cualquiera puede controlarnos.

 

3 de 3