Omicrono, la tecnología de El Español

Ayer el equipo del Mars Science Laboratory comenzó el procedimiento de entrada, descenso y aterrizaje en Marte del vehículo Curiosity, que terminarán posándolo en la superficie de Marte el próximo fin de semana. Las actividades a llevar a cabo no son nada sencillas, y habrá que calibrar y ajustar todos los sistemas para que el aterrizaje sea perfecto, o de lo contrario podrían sacrificar el trabajo de varios años que pretende poner un nuevo rover explorador en nuestro planeta vecino.

El Curiosity es parte del Programa de Exploración de Marte de la NASA, un estudio a largo plazo del planeta rojo que se lleva realizando desde varios años atrás y seguirá durante muchos más. Salió de Cabo Cañaveral a finales de 2011 y por fin está a punto de llegar a Marte. El objetivo final de esta misión es averiguar si Marte pudo albergar alguna vez las condiciones necesarias para la vida.

Conocido técnicamente como Mars Science Laboratory, el Curiosity es un vehículo del tamaño de Mini Cooper, mucho más grande que los anteriores Spirit, Opportunity y Sojourner, concretamente el doble de largo, unos 2.8 metros, y cuatro veces más pesado. Está previsto que aterrice al pié de una montaña cerca del medio del cráter Gale. Podéis ver el esquema de entrada y aterrizaje en esta imagen:

El vehículo está equipado con 10 instrumentos científicos para examinar rocas, superficie y atmósfera. Con ayuda de un laser podrá reduzir rocas a polvo y mediante otro instrumento buscar restos de componentes orgánicos. Por supuesto no faltan las cámaras para tomar imágenes y los brazos robóticos para maniobrar con las muestras.

Por último sólo queda hablar de la parte mecánica de esta increíble obra de ingeniería robótica. Cada una de las seis ruedas del Curiosity tiene un motor independiente, con un motor extra en las dos frontales y traseras que le permite hacer giros de 360º. Cada una de las ruedas tiene un diámetro de 75 centímetros. Todo ello está alimentado mediante una pila nuclear que le permitirá viajar mucho más allá de lo que las placas solares le permitirán.

Este fin de semana tenemos una cita con la historia de la exploración espacial. Esperemos que todo salga perfecto y el Curiosity alcance su objetivo.

Te puede interesar
1 de 10