Omicrono, la tecnología de El Español

Ya hemos hablado en otra ocasión sobre algunos alimentos altamente interesantes para nuestro cerebro y para mejorar la concentración. Los arándanos, los pescados ricos en grasas omega 3 o incluso las espinacas son habitualmente los más ensalzados en este aspecto por sus propiedades para mantener sano al órgano que más energía consume. Sin embargo quizás os interese saber que además hay otra serie de alimentos potencialmente interesantes para nuestra materia gris y blanca (y posiblemente ya toméis de forma habitual alguno) ya que podrían proteger al cerebro contra algunas enfermedades.

Cebollas:

Los antioxidantes de las cebollas pueden proteger al cerebro del daño producido por un infarto cerebral según un estudio realizado sobre ratones y publicado en la revista Nutrition. En el estudio, los investigadores separaron en dos grupos a los ratones. Un grupo fue alimentado de forma habitual y al otro grupo se le suplementó la alimentación con extracto de cebolla. Tras inducirles un ictus, se encontró que el grupo que había tomado extracto de cebolla había sufrido significativamente menos daño cerebral. La razón: las enzimas antioxidantes, como la catalasa y glutation peroxidasa, de las cebollas pueden bloquear la formación de especies reactivas de oxígeno que producen radicales libres capaces de dañar nuestro cerebro.

Huevos:

La colina, un nutriente que se encuentra en gran cantidad en la yema del huevo (aunque también en vísceras, pescados o alubias) puede proteger al cerebro de los problemas fuertemente asociados a la edad,como pérdida de memoria o demencia, según un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition. En los casi 1.400 adultos estudiados, los investigadores encontraron que aquellos con el consumo más alto de colina se desempeñaron mejor en las pruebas de memoria y eran menos propensos a tener ciertos marcadores sanguíneos que podrían contribuir a la demencia. La colina es necesaria para sintetizar el neurotransmisor acetilcolina, que puede desempeñar un papel importante en la memoria y la salud del cerebro.

Café:

El café (con cafeína) podría ayudar a protegerte contra el alzheimer, según investigadores de la Universidad del Sur de Florida. En el estudio, los científicos dieron a ratones que habían sido criados para desarrollar alzheimer, bien café con cafeína, café descafeinado o cafeína sola. Los científicos encontraron que el café con cafeína aumentó los niveles de una hormona para los impulsos del cerebro (factor estimulante de colonias de granulocitos), que reduce los síntomas de la enfermedad. Esta hormona estimula la producción de nuevas neuronas y crea conexiones entre las ya existentes. La clave para obtener los beneficios es consumir una cantidad moderada de café, evitando tormarlo a últimas horas del día ya que podría impedirte un buen descanso.

Cítricos:

Las personas que consumen dos o más porciones diarias de cítricos (naranjas, pomelos, limón, mandarinas, lima…) durante más de 14 años tienen un riesgo 10% menor de padecer un accidente cerebrovascular en comparación con los que no lo hacen, según un estudio de 2012 sobre infartos cerebrales. Esto puede ser debido a unos compuestos llamados flavonas. Estas sustancias químicas pueden mejorar la función de los vasos sanguíneos y tienen efectos antiinflamatorios que podrían reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares debidos a coágulos de sangre.

Vino tinto:

Otro alimento que puede ayudarte a combatir el alzheimer, según un estudio de 2011 en la revista Journal of Alzheimer Disease. Los investigadores encontraron que el extracto de semilla de uva reduce los niveles de proteínas que contribuyen al desarrollo de esta enfermedad en ratones predispuestos a desarrollar problemas de memoria. El vino tinto también es rico en este componente, por lo que si acostumbras, tranquilamente puedes tomar una copa de vino al día.

Vía| MHNews 

Imagen| CBSNews

Te puede interesar
3 de 10