Omicrono, la tecnología de El Español

Mucho hemos escuchado hablar estos días del Curiosity, y de su misión en el planeta rojo, y desde Omicrono os hemos estado informando con todo lujo de detalles del proceso que se ha llevado a cabo para poder llevar este instrumento a Marte, y de los primeros datos que ha enviado.

Pero puede que una de las partes más importantes sean las cámaras que porta, ya que tienen que ser el ojo que todo lo ven, parafraseando un poco a El Señor de los Anillos.

Las primeras imágenes que nos llegaron desde el explorador enviado por la NASA fueron en blanco y negro, y su calidad dejaba un poco que desear, esto suscitó ciertas dudas sobre las cámaras con las que había sido equipado el robot enviado a Marte, pero que al parecer, las fotos fueron tomadas con unas cámaras cuya única función era comprobar si las ruedas sufrían algún tipo de daño. Posteriormente, han ido llegando otro tipo de imágenes de una calidad mucho mayor que han disipado esas dudas iniciales.

Pero es en su mástil donde se guarda el más preciado de los secretos, las cámaras de alta resolución que nos proporcionarán unas imágenes de la superficie Marciana como nunca antes las habíamos visto, para que no nos perdamos ni el más mínimo detalle.

En este mástil es donde se encuentra un sistema compuesto por dos cámaras MastCam, que a día de hoy son el equipo más versátil que se ha enviado nunca en una misión de estas características, siendo capaces de grabar vídeo en alta definición (1280 × 720 pixels) a una velocidad de 10 fotogramas por segundo.

Sin entrar tampoco mucho en detalles numéricos, la diferencia entre ambas cámaras se encuentra en su distancia focal, siendo una de ellas mas apta para planos generales, y otra para mostrar más el detalle.

Pero aquí no termina lo interesante, además, las cámaras que incorpora el Curiosity son capaces de tomar fotos panorámicas de 360 grados y captar imágenes en 3D combinando las dos lentes… ¡para que no se nos escape ni un marciano!

Pero, ¿cómo almacenan y recogen los científicos las imágenes?

Cada una de las cámaras cuenta con una memoria interna de 8 GB, que permite almacenar cerca de 6.000 imágenes. Además, las imágenes se pueden comprimir en formato JPEG. Desde la Tierra, los científicos pueden acceder a una previsualización de las imágenes en una calidad inferior, y así poder elegir las que consideran interesantes.

¿Conseguiremos gracias a todas estas fotografías descubrir si estamos solos en el Sistema Solar? Quien sabe… 😉

Fuente | lainformacion

5 de 7