Omicrono, la tecnología de El Español

Aunque en otras ocasiones en MedCiencia hemos defendido las bondades de los videojuegos para la salud (porque, seamos serios, ni todo es tan bueno, ni tampoco tan malo), en esta ocasión no pondremos del otro bando, ya que en exceso, como todo, los videojuegos si pueden tener algunas consecuencias muy desagradables para nuestra salud. Concretamente hablaremos de 10 de estos riesgos.

1. El pulgar de “Playstation”:

Aunque esta es una enfermedad que se puede dar por otras razones (es el llamado “dedo en gatillo”), es proclive a producirse por un exceso de juego mediante un controlador d-pad, como los usados en estos mandos. Los síntomas incluyen entumecimiento y hormigueo del dedo pulgar e incluso ampollas grandes y abiertas a causa del movimiento repetitivo sobre el mando, que tardan semanas en curarse. Además, también puede producirse la “hidradenitis palmar”, que es un problema de la piel donde se producen lesiones en palmas y dedos de las manos, bastante dolorosas.

2. Nintendinitis, Wiiitis, y X-boxitis:

Siguiendo con las enfermedades que afectan a las manos, y concretamente a los tendones, tenemos a esta variedad de nombres para llamar a las lesiones del tendón de manos y muñecas, la tendinosis. Se produce por el sobreesfuerzo de jugar a videojuegos como el famoso Wii Sports durante un tiempo excesivo. Y lo peor es que no tiene porque ser así, ya que se pueden dar lesiones en cortos espacios de tiempo.

Por otra parte, la tabla de juegos incluida en la consola Wii también puede dar lugar a lesiones de rodilla, cadera, fracturas por caídas (“fracturas de Wii”), entre otras. Pero claro, aquí ya entramos en un terreno polémico, ya que haciendo deporte en un gimnasio también nos podemos caer igual.

3.  Convulsiones:

Aunque no hay pruebas científicas de que los videojuegos puedan causar una epilepsia tradicional, si que pueden dar lugar a epilepsia fotosensible o PSE, una forma común de epilepsia causada por estímulos visuales repetidos en forma de patrones regulares durante un tiempo y espacio determinados (patrones de luz intermitente, patrones de movimiento repetitivo, etc). Hay veces que un individuo no sabe que puede sufrir este tipo de epilepsia y, al darse las condiciones, acaba sufriendo convulsiones. Parece sacado de la ciencia ficción, pero es totalmente real.

4. Adicción:

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, hablando de la adicción a Internet o “cocaína electrónica”, en los videojuegos puede darse exactamente la misma situación. Entre los síntomas pueden darse trastornos del control de los impulsos, pérdida o ganancia de peso, falta de higiene personal, disminución de las relaciones interpersonales, alteración del patrón del sueño… Por desgracia, hoy en día, y aunque algunos padres no prestan atención a esto porque “el chaval esta jugando y muy entretenido”, es muy peligroso, y las adicciones son una pérdida de autocontrol. Por tanto, es importante no dejarles ir a más.

5. Comportamiento agresivo y problemas mentales:

Según los estudios, los grandes “gamers”, o jugadores de videojuegos, están más ansiosos y deprimidos a la larga que los que no juegan. En el caso de los niños, se da el riesgo de ser más impulsivos, más torpes a la hora de socializar y más tendencia a la adicción con el tiempo. Como señales de advertencia, aparte de las señales de adicción mencionadas, tenemos el aumento de la ira irracional y la fobia social, además de que si los niños juegan a videojuegos violentos tienden a tener más fantasías agresivas, y a ser también más agresivos (pero, en los adultos, estos videojuegos suelen ser beneficiosos en ciertos sentidos, como os comentó mi compañera Débora).

6. El “efecto Tetris” o fenómeno de transferencia:

Aunque este efecto se puede dar en muchos juegos, el tetris es un ejemplo ideal. En este caso, se trasladan los elementos del juego a la vida cotidiana. Centrándonos en el tetris, los usuarios pueden empezar a ver bloques cayendo por todas partes, o empezar a fantasear con dichos bloques. Incluso se pueden llegar a obsesionar con estas imágenes, llegando a aparecer en sueños y, en casos extremos, se han llegado a documentar accidentes de coche porque los usuarios  estaban centrados en los bloques que caían cuando, realmente, estos no estaban allí.

7. Problemas de visión:

De la misma forma que se pueden dar problemas de visión por un uso excesivo del ordenador o tableta, por diferentes usos, en los videojuegos ocurre algo similar. Al estar concentrados en lo que sucede en la pantalla, nuestros parpadeos por minuto disminuyen, dando lugar a la sequedad ocular, que conlleva ciertas lesiones, acabando incluso en glaucoma si se da de forma muy prolongada. En este caso también se puede dar el efecto Tetris, ya que las imágenes quedan grabadas en nuestra retina por mirar la pantalla fijamente.

8. Síndrome del túnel carpiano:

Esta enfermedad se suele dar comúnmente en los individuos que realizan tareas ofimáticas, como l@s secretari@s, ya que se da un uso intensivo del ratón del ordenador. En este caso se produce una compresión de un nervio que pasa por en medio de la muñeca, el nervio mediano, que está rodeado por un haz de fibras que, con el uso intensivo y repetitivo de la muñeca, se llega a irritar, hinchándose y dando lugar a una inflamación, que en muchos casos acaba operándose por el dolor y el entumecimiento de la mano.

9. Migrañas:

Aunque las causas de las migrañas son muy diversas (incluso comer queso puede desencadenarlas), en el caso de los “jugones” hay más riesgo, ya que el hecho de estar concentrándose en el videojuego y mirar fijamente la pantalla durante un período excesivo de tiempo puede predisponer a desencadenar estas dolorosas situaciones, que pueden durar incluso varios días.

10. Muerte:

Este ya es el caso extremo, y ni mucho menos es común, sino todo lo contrario. Seguro que en las noticias habréis oído un par de casos, normalmente de jugadores asiáticos que, tras maratones de hasta 72 horas de juego, se derrumban en el suelo sin más. Estas situaciones se producen, en teoría, por una insuficiencia cardíaca por el sobresfuerzo, ya que estos individuos se pasan horas sin dormir, completamente concentrados, y sin apenas comer o ir al baño.

Por otro lado, también se han dado casos donde la obsesión por los videojuegos ha llevado a algún individuo al asesinato o al suicidio. Pero, como digo, son casos aislados.

Y esto es todo. Recalco el hecho de que los videojuegos tienen también muchos beneficios sobre la concentración y el estado de alerta pero, como todo en esta vida, los excesos son graves. Simplemente hay que saber controlarlos.

Vía: Oddee.

Imagen: Abadia Digital.
  • GG

    Do babes :v

5 de 6