Omicrono, la tecnología de El Español

Por mucho que la tecnología y la ciencia avancen, hay funciones vitales que solo pueden salir de la propia naturaleza; como por ejemplo, la función que cumplen las abejas polinizadoras. Según los últimos informes, la población mundial de este tipo de insectos está bajando a niveles peligrosos; en caso de que se extinguiesen, sería un duro golpe para el ecosistema que conllevaría la desaparición de miles de especies de plantas, entre ellas muchas comestibles que consumimos en nuestro día a día.

Pequeños robots que sustituyen a los animales

Por eso Greenpeace ha iniciado una nueva campaña de concienciación en la que imagina un futuro cercano en el que las abejas no existen y han sido sustituidas por pequeños robots. Se trata de un anuncio con clara inspiración distópica, aunque por momentos es demasiado dramático (como cuando los robots matan abejas de verdad). Al final, termina con la pregunta de si deberíamos crear un nuevo mundo o conservar el que tenemos.

Roboabeja

Lo curioso es que la idea de unas abejas robóticas no entra en el terreno de la ciencia ficción, y es una posibilidad que se ha considerado; sin embargo tiene sus puntos negativos, el mayor de ellos el dinero. Puede que las grandes multinacionales estén dispuestas a financiar robots que polinicen sus campos, pero hay muchas mas plantas no comestibles que no recibirían ese trato.

  • chica gamer

    no creo que debamos matar abejas

10 de 17