Omicrono, la tecnología de El Español

Ahora que la bicicleta cada vez cobra más protagonismo como medio de transporte en las grandes ciudades, son muchos los que trabajan por conseguir que la seguridad en este tan vulnerable vehículo evite la gran tasa de accidentes que se cobran.

Lo último que han desarrollado es un dispositivo capaz de controlar el ángulo muerto. Se trata de un proyecto de crowdfunding conocido como Valour, y pretende desarrollar una bicicleta que lleve incorporado lo último en tecnología para la seguridad de su usuario.

Una bicicleta a la última

Para empezar, los materiales con los que está construido son de fibra de carbono, con una estructura interna muy parecida a la que forman nuestros huesos, de tal forma que hablamos de un esqueleto muy resistente y un bastidor capaz de absorber todo tipo de estrés, ya que la bicicleta carece de suspensión.

También podemos encontrar todo tipo de sensores que monitoricen nuestro recorrido (calorías quemadas, distancia recorrida, velocidad…) y, con la sincronización con nuestro smartphone, puede indicarnos la ruta a seguir con LED’s integrados en el manillar, funcionando como ya lo hace el gadget Hammerhead.

Controlando todo lo que la rodea

Lo que realmente diferencia esta bicicleta de las demás es su capacidad de controlar todos los ángulos. Mediante sensores de proximidad es capaz de avisarte si hay algún vehículo en el ángulo muerto mediante una vibración en el manillar, de tal forma que no deberemos girar la cabeza para ver que tenemos detrás.

c52730c2cbdd722b26ff26b17a6cffae_large

Ahora bien, ¿cómo hace para alimentar a toda esta tecnología? Pues como se hace a la vieja usanza, con una dinamo en la rueda delantera.

Para que este proyecto siga adelante necesita recaudar 100.000 $, puede parecer algo descabellado pero dada toda la tecnología que incorpora y el gran avance que puede suponer circular con este tipo de bicicletas puede merecer la pena.

  • Angel

    Pero sin duda alguna sera algo bastante costoso. Una mejor idea será algo mas económico, quizás no usar fibra de carbono, al menos que tengan un proceso que abarate los costos de estos llegando al precio de aleaciones de aluminio, los sensores no serian un problema, ya que no son algo tan costoso, es tecnología, si, en efecto, pero no es costosa,salvo la fibra de carbono, bendita fibra…

4 de 7