Omicrono, la tecnología de El Español

Muchas veces se habla de la serotonina, de los beneficios sobre el estado de ánimo, de su función como antidepresivo, etc… Pero casi siempre se deja de lado a su “hermana”, la dopamina (decimos hermana porque la serotonina participa en la modulación de la función de la dopamina). Hoy vamos a contaros que funciones y beneficios tiene la dopamina y cómo podéis aumentar sus niveles.

¿Qué es la dopamina y para qué sirve?

La dopamina es un mensajero químico (neurotransmisor) del sistema nervioso central (nuestro cerebro). Activa 5 tipos de receptores celulares de dopamina, del D1 al D5.

Esta sustancia aunque es producida en diferentes partes del cerebro encuentra su fábrica principal en la sustancia negra (en la zona del mesencéfalo). Pero así mismo también es una hormona que puede ser liberada por el hipotálamo, pero en este caso más como función de inhibir la producción de prolactina de la hipófisis.

La dopamina no puede atravesar la barrera hematoencefálica por lo que su administración como droga no afecta al sistema nervioso central. La L-Dopa (3,4-dihidroxifenilalanina), el precursor sintético de la dopamamina, en cambio si la cruza.

La dopamina es precursor de la norepinefrina (noradrenalina) y la epinefrina (adrenalina). La dopamina se ve modulada por la serotonina. Cuando la dopamina disminuye también lo hacen las endorfinas.

síntesis dopamina

La mayor abundancia de neuronas dopaminérgicas la encontramos en el área tegmental ventral (VTA), la sustancia negra y el hipotálamo. Los axones de las neuronas de estas áreas utilizan 4 vías para comunicarse con el resto del cerebro:

  1. La vía mesocortical: Transporta la dopamina desde el VTA hasta la corteza frontal.
  2. La vía mesolimbica: Transporta la dopamina desde el área ventral tegmental (VTA) hasta el núcleo accumbens.
  3. La via nigrostriatal: Transporta la dopamina desde la sustancia negra hasta el cuerpo estriado. Asociada sobre todo al sistema motor.
  4. La vía tuberoinfundibular: Transporta la dopamina desde el hipotálamo hasta la glándula hipófisis

Entre las funciones más conocidas de la dopamina encontramos: Aumento de la frecuencia y presión cardíaca, regula el sueño, la atención y la actividad motora. En el lóbulo frontal regula funciones como la memoria (hipocampo), la atención y la solución de problemas. Es también vital en la regulación del humor.

Se considera a la dopamina el centro del placer, ya que regula la motivación y el deseo y hace que repitamos conductas que nos proporcionan beneficios o placer. Se libera tanto con estímulos agradable como con desagradables, haciendo que nos aproximemos o conseguir más o que los evitemos si el resultado es desagradable.

Uno de los papeles más importantes de la dopamina es la regulación del aprendizaje, concretamente el aprendizaje por condicionamiento. Las neuronas dopaminérgicas responden cuando se les presenta una recompensa inesperada, con apareamientos repetidos esta respuesta se traslada al inicio del estímulo (ya condicionado). Cuando la recompensa esperada se omite las neuronas se deprimen. Este sistema es clave en nuestro aprendizaje. La dopamina influye en este y muchos otros procesos cognitivos, recientemente se ha estudiado su papel en el córtex prefrontal y se ha visto que la dopamina mejor, por ejemplo, los cálculos matemáticos simple, mejorando el funcionamiento de las neuronas encargados de los mismos.

gps_cerebro

Algunos estudios incluso relacionan la cantidad de dopamina basal presente en la amígdala con los tipos de personalidad, por ejemplo unos investigadores en Berlín encontraron que en personas tranquilas y confiadas en sí mismas las concentraciones eran bajas, mientras que en personas miedosas y con tendencia al estrés las concentraciones eran altas. Incluso la pasión por el riesgo de los adolescentes puede deberse a aumentos (picos) de dopamina durante estas épocas que les hace ser erróneos en sus expectativas tendiendo a sobreestimar la posibilidad de resultados positivos de sus acciones. ¡La dopamina incluso afecta a la creatividad! Se ha encontrado que las personas más creativas tienen menor cantidad de receptores D2 en el tálamo.

Otros estudios han asociado la falta de dopamina con el sobrepeso, de esta forma a las personas con menor concentración de dopamina les haría falta comer más para obtener el mismo “placer”

Niveles bajos de dopamina se asocian con problemas de socialización (por ejemplo ansiedad social), apatía, anhedonia. Niveles altos con hiperactivación, hipersexualidad, hipersocialización.

Los trastornos más frecuentemente asociados a la dopamina son la esquizofrenia y el parkinson. También se le asocia al TDAH alguna alteración en este sistema.

dopamina

¿Cómo aumentar sus niveles?

Sobretodo evita (o combate) el estrés, el estrés disminuye los niveles de dopamina. Se recomienda también respetar las necesidades de sueño, es decir dormir un mínimo de 7 horas diarias, lo ideal serían 8. Si no duermes nada tus niveles de dopamina también aumentarán (y mucho) pero no para hacerte sentir bien, sino más bien al contrario. Otro gran aliado de unos buenos niveles de neurotransmisores es el ejercicio físico moderado regular. La meditación también aumenta los niveles de dopamina.

Algunos médicos recomiendan que una dieta rica en antioxidantes (betacarotenos, vitamina C y vitamina E) puede reducir el daño que los radicales libres hacen a las células (la dopamina se oxida rápidamente) y mejorar los niveles dopaminérgicos, alimentos como el kiwi, las fresas, frutos secos, pomelo, zanahoria, brócoli, etc… Así mismo estos recomendarían evitar grasas saturadas, azúcares, harina refinada, cafeína, alimentos precocinados, etc… Que además potencia los déficits de magnesio también relacionados a bajadas de dopamina. Así mismo se recomiendan alimentos ricos en tirosina (su precursor es la L-fenilalanina): Banana, almendra, aguacate, lácteos, productos de soja, carne, etc… (Siempre teniendo en cuenta que las carnes y lácteos tienen grasas y hay que controlar la cantidad que ingerimos como se mencionaba antes).

La medicación antipsicótica es agonista de la dopamina (aumenta sus niveles). Los medicamentos indicados para el Parkinson (Ropinirol, Pramipexole) también lo son.

La cocaína, la anfetamina, el opio, el tabaco y el alcohol la liberan, o bueno, utilizan varios procesos para garantizar la mayor cantidad (inhibir su recaptación por ejemplo). Ojo, siguen siendo todas sustancias altamente tóxicas y nocivas, pero las enumero a modo de ilustración.

La Levadopa, como medicamento precursor de la producción de dopamina aumenta sus niveles y es utilizada en el tratamiento del Parkinson.

Fuente: Psypost, Wikipedia, elitemedical, rdnattural, naturísima, Muy Interesante.

Imagen: Wikipedia, Wikimedia Commons, Wikipedia,

  • Pingback: La adicción al tabaco: paso por paso()

  • bla

    creo que te equivocas con los antipsicoticos, estos reducen la dopamina .

    • Zeliva

      Crees no, sí está equivocado. Y no es lo único.

3 de 11