Omicrono, la tecnología de El Español

Aún hoy no sabemos con seguridad cómo se originó la vida en la Tierra. Una de las hipótesis que intenta explicarlo sostiene que la vida apareció en algún rincón del universo y que, con la ayuda de un cometa o asteroide, pudo llegar a nuestro planeta.

Esta hipótesis se conoce como exogénesis, y su principal problema es la dificultad de imaginar una forma de vida capaz de sobrevivir miles de años pegada a un cometa en las extremas condiciones del espacio. Sin embargo, cada vez se conocen más microorganismos capaces de adaptarse a la vida fuera de nuestro planeta.

El último descubierto ha sido una bacteria que, aunque nadie sepa todavía la razón, crece un 60% mejor en la Estación Espacial Internacional que en la Tierra. Es más, es posible que nosotros la hayamos transportado a Marte y ya esté creciendo en el planeta Rojo.

Bacillus safensis, la bacteria que vive en el espacio

bacteria que vive en el espacio

Este descubrimiento se ha llevado a cabo en el contexto del Proyecto MERCCURI, cuya misión es estudiar el comportamiento en el espacio de algunas bacterias muy comunes en la Tierra. Los científicos enviaron a la Estación Espacial Internacional (EEI) 48 especies de bacterias y, de ellas, 45 mostraron un crecimiento muy similar al que tienen en nuestro planeta. Sin embargo, una destacó porque no solo se adaptó a la vida en el espacio, sino que la prefería.

Su nombre es Bacillus safensis y fue descubierta por primera vez en uno de los vehículos que se lanzaron a Marte desde el Kennedy Space Center, una estación de lanzamiento de EE.UU. Este organismo resistió a las labores de descontaminación que se llevan a cabo en todas las naves espaciales. Por ello, es posible que haya llegado a Marte transportadas por las naves Opportunity y Spirit en 2004. Sin duda, su alta resistencia a las dañinas radiaciones que produce el Sol, como los rayos gamma y los ultravioleta, le ha ayudado en su viaje.

¿Cómo ha sobrevivido esta bacteria de la Tierra en el Espacio?

iss-espacio

Pero la resistencia a las radiaciones no basta para explicar su rápido crecimiento en la ISS y los científicos se están afanando en encontrar otras características que puedan ser de interés. Se piensa que la clave puede estar en el comportamiento a baja gravedad, puesto que esta es la principal diferencia entre la ISS y la Tierra. Sin embargo, según David Coil, de la University of California y jefe de investigación, una bacteria de apenas medio micrómetro (o,00005 centímetros) no se ve demasiado afectada por estas condiciones.

En los próximos meses y años, el objetivo de los científicos de la NASA será hacer pruebas más rigurosas con esta bacteria, para saber qué le permite crecer mejor en unas condiciones tan distintas a las de la Tierra. Asimismo, la confirmación de que la bacteria está creciendo en Marte sería una buena noticia para los defensores de la exogénesis, puesto que demostraría que hay formas de vida que puede transportarse de un planeta a otro.

Fuente | PeerJ

  • celia

    sigo flipando

5 de 14