Omicrono, la tecnología de El Español

El momento en que un test de embarazo da positivo supone un torbellino de emociones, acompañadas de inseguridad.

Inseguridad respecto a qué hábitos se deben evitar, qué trabajos es mejor no realizar, qué alimentos se pueden tomar… Todo es desconocimiento y, para colmo, existen un gran número de falsos mitos que acrecentan el miedo de las primerizas.

Éste es el caso del consumo de ciertos alimentos, como los embutidos, por temor a contraer el parásito de la toxoplasmosis, una enfermedad conocida por ser fatal para los fetos.

Toxoplasmosis y embarazo. ¿Cuáles son los peligros?

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un protozoo, llamado Toxoplasma gondii. Este microorganismo es un parásito obligado, que no suele causar ningún tipo de daño en humanos de buena salud, pero sí puede resultar muy peligroso para personas inmunodeprimidas y, sobre todo, para fetos.

Sus hospedadores finales son algunos felinos, como los gatos, aunque pueden infectar a cualquier otro tipo de animal para llegar hasta ellos. Por ejemplo, a menudo se introducen en el organismo de los ratones y actúan sobre la región de su cerebro encargada del olfato, haciendo que se vuelvan locos por acudir a la orina de los gatos y convirtiéndoles en presa fácil de estos lindos felinos, que los cazan sin saber que ellos están siendo un títere más de la función del parásito.

Por lo tanto, el mecanismo de infección es por zoonosis (directamente entre animales), de modo que se aconseja a las embarazadas que eviten el contacto con heces de gato y el consumo de carne cruda o poco hecha.

¿Significa eso que no pueden comer ningún tipo de carne o embutido crudo?

toxoplasmosis y embarazo

Existe mucha mitología en torno a esta pregunta.

Para empezar, es importante tener en cuenta que existe un test que se suele realizar a embarazadas para saber si han estado expuestas al parásito. Si da positivo (hay anticuerpos frente al protozoo) significa que la mujer está protegida frente a la enfermedad y, por lo tanto, no tiene por qué seguir estas instrucciones. Esto es muy habitual; pues, como os decía, en condiciones normales no afecta a los humanos, por lo que puede que la mujer hubiese estado en contacto con el parásito antes de quedarse embarazada y, aunque no padeciera ningún síntoma, quedara protegida de futuras infecciones.

Ahora bien, si el test da negativo, significa que no están protegidas y deben tener una serie de precauciones en cuenta.

En lo referente a la carne, el miedo lleva a que muchas embarazadas se priven de alimentos que no les harían ningún daño si los consumieran.

Es importante tener en cuenta que todas las carnes y los embutidos que se venden en el mercado han pasado los controles de sanidad pertinentes, que certifican que el proceso de conservación del alimento se ha llevado a cabo correctamente y no está contaminado por ningún microorganismo, por lo que no tiene por qué haber ningún problema por comerlos.

Precaución con los embutidos caseros

Sí se debe prestar especial atención a los embutidos de elaboración casera, muy típicos de los pueblos, ya que si se optara por consumirlos, sería necesario cocinarlos muy bien previamente, para acabar con cualquier tipo de posible contaminación.

En cuanto al consumo de alimentos de huerto, como frutas o verduras, es muy importante lavarlos correctamente, para asegurarse que no han estado en contacto con heces de algún animal que pudiese portar la enfermedad.

Como veis, la solución no está en no comer, sino en hacerlo con responsabilidad. Tened en cuenta que el miedo aumenta el estrés y el estrés no es beneficioso para el embarazo; así que, ya sabéis, que no cunda el pánico.

14 de 14