Omicrono, la tecnología de El Español

Un grupo de investigadores ha utilizado ingeniería genética para potenciar el uso de las algas en el campo de la medicina consiguiendo excelentes resultados.

Los chamanes y druidas de las tribus utilizaban una gran variedad de especies vegetales para tratar males que afectaban el resto de miembros del grupo. En los asentamientos cercanos al mar, río o lagos, no podían faltar las algas cómo parte de esos ingredientes para tratar (o intentarlo) diferentes enfermedades. Gracias a sus principios activos, algunos de los remedios naturales lograban contener los síntomas pero rápidamente se dejaron para los naturalistas en el inicio de la gran era de los fármacos sintéticos.

Las algas han sido y serán una opción interesante para elaborar todo tipo de productos para la salud y desarrollo de la vida humana, y hoy en Omicrono Ciencia os vamos a acercar con más detalle cómo se han aprovechado las características de nuestros verduscos amigos las algas.

Las algas son las nuevas biofactorias

alga cancer 2Usar organismos vivos para sintetizar fármacos o productos de interés no es nada nuevo. El modelo de biorreactor bacteriano es muy popular en la industria y nos permite producir una gran variedad de productos a través de las bacterias modificandolas genéticamente para hacer de la producción posible y óptima. Si diseñan las condiciones de operación, se introducen los parámetros y el sustrato que usará nuestro microorganismo para producir el producto de interés. Después de un tiempo determinado, tendremos nuestro producto y solo tendremos que purificarlo para llevarlo al mercado.

Sin embargo estos procesos tienen ciertas limitaciones que afectan a la producción, el estrés al que se somete el cultivo, el precio de los sustratos y el rendimiento, el precio de purificación, etc… Por ello, surgió el modelo de producción en biorreactores usando algas, modificadas genéticamente para ser las óptimas para nuestro producto. En España este modelo tiene un interés especial, pues ya que las algas necesitan de luz para aumentar su biomasa (mediante la fotosíntesis) no viene mal disponer estos biorreactores en regiones con muchas horas de luz, cómo puede ser Almería, dónde además contamos con grandes especialistas de su campo cómo Francisco Gabriel Acién-Fernández, quien sugiere un método para producir biodiesel a partir de Microalgas que podéis leer en el NCBI.

Aprovechar los lípidos que hay en las microalgas para producir biocombustibles no es la única aplicación que tienen esta fuente limpia de ideas, sino que además puede emplearse cómo factoria de otros productos que puedan tener interés en la salud.

Usando algas para combatir el cáncer, y muchas más enfermedades

alga cancer 1Arrojando más luz al asunto un grupo de investigadores de Facultad de Ciencias en la Universidad de Copenhagen ha modificado genéticamente un gran repertorio de microalgas para que utilizando la energía proporcionada por la luz se produzcan fármacos que comprenden desde bioplásticos a productos contra el cáncer. El artículolo podéis ver en la página web de la Universidad de Copenhagen con todas sus aplicaciones y expectativas.

Sustancias que son realmente costosas a la hora de elaborarlas en laboratorio, llegan a ser realmente sencillas y económicas de producir usando el sistema basado en microalgas.

Un ejemplo es el Taxol, un fármaco empleado para tratar el cáncer que se obtiene de el tejo negro (Taxus bacatta) de la corteza, y cuyo procesamiento es realmente caro, repercutiendo por ende en el precio del tratamiento. Usando el modelo de algas modificadas genéticamente podemos producir este fármaco de forma infimamente más barata.

Una tecnología que exprime el potencial que antaño empleaban los místicos y que nos deja con una gran variedad de aplicaciones y un futuro muy prometedor.

Te puede interesar
2 de 7