La verdadera historia tras la invención de la fregona

La verdadera historia tras la invención de la fregona

El autor más conocido de una invención no siempre es el primero. Eso es lo que ocurre con las inventoras de la fregona en España, cuya historia os contamos.

A los españoles nos encanta presumir de nuestros inventos con palo.

Aunque suene un poco raro, me refiero a la fregona y el Chupa Chups, dos grandes inventos que nos han facilitado las labores cotidianas y nos han endulzado la vida durante décadas, gracias a sendos inventores españoles.

El problema es que, si nos paramos a leer el documento “200 años de patentes“, veremos que la autoría de estos inventos no está tan clara y que, por ejemplo, si la fama de la invención de la fregona siempre ha correspondido al ingeniero Manuel Jalón Corominas, éste se basó en otros muchos diseños previos, tanto nacionales como extranjeros, correspondiendo el primero en España a Julia Montoussé Frages y Julia Rodríguez-Maribona, una madre y una hija que, aún estando en disposición de una patente más antigua que la de Corominas, nunca llegaron a ostentar su fama, por lo que hoy hemos decidido hacerles un hueco en nuestra sección de mujeres científicas, demostrando con ello que no es necesario tener estudios en ingeniería para ser un gran inventor.

¿Qué sabemos sobre las inventoras de la fregona en España?

inventoras de la fregona

Es difícil encontrar información sobre esta madre y su hija, naturales de Avilés (aunque la madre nació en Francia), aunque se puede leer algo en el blog de Rosa Millán García, que ha hecho mucho por difundir la historia de estas dos mujeres.

Poco se sabe sobre ellas, aunque sí conocemos que no disponían de una carrera científica y que no eran más que dos mujeres pertenecientes a una familia acomodada de los años 50.

No sabemos si ellas tendrían que limpiar de rodillas muchas veces, pero sí que eran conscientes del incordio que eso suponía para quiénes lo hacían, por lo que diseñaron una forma muy original de solucionarlo.

Así tuvo lugar la invención de la fregona en España

cenicienta

Ni siquiera ellas fueron las primeras en patentar un ingenio similar, ya que en 1901 dos neoyorquinos diseñaron un aparato que facilitaba la tarea del fregado de suelos, paredes y otros objetos. Sin embargo, la España de la posguerra española no era precisamente abierta al cambio y las nuevas tecnologías, por lo que en los años 50 aún se seguía fregando de rodillas, algo a lo que pusieron solución estas dos mujeres.

Su patente, archivada bajo el número 34.262 fue registrada en 1953 con el difícilmente recordable título de “dispositivo acoplable a toda clase de recipientes tal como cubos, baldes, calderos y similares, para facilitar el fregado, lavado y secado de pisos, suelos, pasillos, zócalos y locales en general”.

A pesar de todo, no lograron el renombre que más tarde consiguió Manuel Jalón, que de hecho se había basado en el modo en que se fregaba en Estados Unidos para llevar a cabo las útiles y necesarias mejoras que le valieron la patente por la que hoy es el inventor legítimo de la fregona.

Por lo tanto, aunque en la época en que vivieron esta madre y esta hija la única manera de relacionar  una mujer con una fregona era que sólo ellas debían utilizarlas, las dos Julias demostraron que podían hacer mucho más y que las mentes de las mujeres son igualmente necesarias para avanzar que las de los hombres. Por suerte hoy hay mucha más gente que apoya esta afirmación, pero aún falta mucho por hacer.

  • Manuel Francisco Jalón Olivera

    Estimada Sra. Martín,

    Permitame que discrepe cordialmente de su artículo publicado en Internet (http://www.omicrono.com/2016/05/inventoras-de-la-fregona/), como además se trata de un blog de ciencia creo que resulta más oportuno precisar algunas cuestiones.

    Todos los inventos son fruto del estado colectivo de la ciencia y de la técnica en un determinado momento, pocos puede haber que partan de cero sin haber aprendido de lo que anteriormente había. Por descontado que mi padre conocía los registros de Angela de Juan (también española) y Julia Montoussé, como de otros tantos modelos de varios países anteriores a estos.

    En estos dos casos se trataba de modelos de utilidad, esto es importante porque pudiendo haberlos registrado como patentes de invención no lo hicieron, ellas mismas no valoraron que tuviesen suficiente novedad sobre lo que entonces ya existía.

    En los sucesivos juicios sobre la autoría de la fregona han estado presentes todos estos diseños previos, que han sido expuestos como pruebas con la intención de anular la patente de invención de Manuel Jalón. No obstante, el resultado ha sido concluyente e incontestable a partir de las declaraciones de los peritos expertos consultados en dichos procesos, por lo que el invento de la fregona corresponde únicamente a Manuel Jalón Corominas.

    El motivo principal es que tiene un grado de originalidad que lo hace esencialmente distinto de todo lo anterior y que precisamente esa novedad resuelve el sistema de fregado en el hogar. Esto es lo que han opinado reiteradamente los expertos delante de un juez, con argumentaciones claras y contundentes.

    En diseño industrial es fundamental que el invento sea eficaz para la función que ha sido pensado y además que sea reproducible con los medios técnicos de la época. Si no fuese así podríamos ahora ya patentar la teletransportación.

    La mejor prueba del éxito es la aceptación por parte de la sociedad.

    Hubo unos cuantos intentos anteriores pero fracasaron por distintas razones hasta que lo resolvió mi padre. En 20 años y junto con el equipo humano de la empresa Rodex lograron que todos en España, principalmente mujeres, fregasen de pié.

    En los años 50 las mujeres de la limpieza fregaban los suelos muchas veces con legía y eso se convertía en un estigma que delataba su profesión y estatus social.

    Pilar Palmarola, gobernanta de un hospital en aquellos años, escribió una carta de agradecimiento a mi padre porque desde que dejaron de fregar de rodillas no solo mejoraron sus condiciones de trabajo, también lo hicieron su autoestima y su propia feminidad, el deterioro de sus manos y la imposibilidad de deshacerse de la huella de la legía había tenido un elevado coste personal.

    Sin ningún genero de duda, fue con la iniciativa y el talento de Manuel Jalón como se rompió la fuerte inercia de fregar de rodillas y al menos la generación de las actuales abuelas pudieron mejorar sus vidas en este aspecto gracias a él (obviamente si él no lo hubiese hecho alguien lo haría posteriormente, quizá 2o años más fregando todas de rodillas).

    Más allá de lo que cada cual pueda legítimamente pensar, Manuel Jalon Corominas es el inventor de la fregona por sentencia judicial firme.

    Un cordial saludo.
    Manuel Jalon Oliveras

  • Azucena Martín Sevilla

    Buenas tardes.
    El primer lugar, permítame disculparme si mi modo de enfocar el artículo ha resultado ofensivo para su familia, pues no era de ningún modo mi intención.
    Como usted muy bien dice, los inventos no surgen de la nada y las personas que los llevan a cabo necesitan basarse en ideas o bocetos previos para perfeccionarlos y conseguir optimizar su funcionamiento.
    Sin embargo, no por ello deja de ser importante el reconocimiento de las personas que quedan atrás en el proceso y que también pusieron su esfuerzo y su ilusión en conseguirlo. Muchos de los grandes descubrimientos de la ciencia surgieron a partir de un descubrimiento anterior más simple o incluso fallido, pero en muchos casos también se conoce el nombre de quién lo llevó a cabo.
    Por eso, me pareció interesante el ejemplo de la fregona, cuyo autor legítimo por supuesto que es su padre. Yo en ningún momento lo he puesto en duda y, de hecho, entiendo que el trabajo de un ingeniero lógicamente pudo conseguir un invento mejor que el utensilio mucho más rudimentario que figura en las patentes anteriores, de modo que merece el título que ostenta.
    Simplemente mi intención era favorecer que otros nombres no caigan en el olvido. He cambiado un par de cosas en el artículo, reiterando y dejando clara la legitimidad de la autoría de su padre.
    Sin más, reciba de nuevo mis más sinceras disculpas.
    Atentamente
    Azucena Martín

    • Manuel Francisco Jalón Olivera

      Buenos días,

      Ningún problema.
      Si os interesa un referente femenino en la historia de los lavasuelos, es mejor el de Angela de Juan, anterior al de Julia.

      Un saludo.
      Manuel Jalón

      El 5 de mayo de 2016, 0:50, Disqus escribió: