Descubren un cáncer contagioso capaz de pasar de una especie a otra

Descubren un cáncer contagioso capaz de pasar de una especie a otra

Hablamos de un cáncer contagioso recientemente descubierto que pasa de unas especies de moluscos bivalvos a otras de una forma muy curiosa y preocupante.

Por lo general, los tumores se deben a la división descontrolada de células en un inicio sanas y, por lo tanto, se desarrollan de forma independiente en cada individuo, sin contagios.

Sin embargo, toda regla tiene sus excepciones, por lo que se conocen algunos casos aislados de tumores que se extienden del mismo modo que los virus, pasando de un individuo a otro. Hasta ahora se conocía un caso en perros y dos tipos en demonios de Tasmania, pero recientemente un grupo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia acaba de dar con cinco nuevos tipos de estos tumores, capaces de saltar entre distintas especies de moluscos bivalvos.

Se trata de un descubrimiento curioso a la par que preocupante, debido a la rapidez con la que se difunde, acabando con la vida de muchísimos de estos animales, aunque no debe cundir el pánico entre los humanos con respecto a su forma de contagiarse, ya que para que ocurra tiene que existir relación entre las especies.

El descubrimiento del cáncer contagioso que pasa de unas especies a otras

bivalvos- cáncer contagioso

Este nuevo cáncer recién descubierto es similar a la leucemia y se ha encontrado tanto en berberechos de las costas canadienses como en una especie concreta de almeja en el litoral español.

Según los investigadores, lo más probable es que al morir los animales a causa del cáncer liberen el tumor al agua, de modo que éste permanece en ella el tiempo suficiente como para introducirse en un nuevo individuo.

Se sabe que todas las especies afectadas son filtradores pasivos; es decir, que captan directamente el alimento del agua que pasa a su interior mientras nada, por lo que sería muy fácil para el tumor tomarlos como hospedadores. Además, sus sistemas inmunológicos son muy deficientes, por lo que no tienen las armas suficientes para luchar contra este tipo de infecciones.

¿Pero cómo supieron que el tumor había pasado de unas especies a otras?, os preguntaréis. Pues muy fácil, básicamente porque al analizar los tumores de los moluscos muertos, las células tumorales no tenían el mismo ADN que el animal que las contenía, por lo que quedaba claro que procedían de otro.

mejillones

Según estos científicos, que han publicado los resultados en Nature, los efectos de este tipo de cáncer pueden ser terribles, ya que se han encontrado zonas en las que había verdaderas alfombras de animales muertos a causa suya, especialmente en épocas muy calurosas, por lo que es necesario seguir estudiándolo y, sobre todo, investigar qué mutaciones son las que causan este contagio interespecífico.