Omicrono, la tecnología de El Español

A veces los detalles más simples pueden pasar inadvertidos marcando una gran diferencia a la hora de salvar vidas.

Normalmente, cuando se realizan operaciones de cáncer de mama, previamente se le practica las pacientes una resonancia magnética para que el cirujano pueda conocer con profundidad la localización y el tamaño de la masa tumoral de cara a la intervención.

Esta prueba de imagen se realiza con la paciente tumbada boca abajo, mientras que la operación, lógicamente, se lleva a cabo con ella boca arriba. Siempre se ha hecho así y los especialistas no habían analizado si existía alguna diferencia; pero, según un estudio publicado recientemente en la revista Radiology, este cambio de posición puede dar lugar a confusiones con respecto a la ubicación exacta del tumor, pudiendo generar intervenciones más imprecisas.

El estudio que afirma que las resonancias de cáncer de mama se están haciendo al revés

resonancias de cáncer de mama

Este estudio, dirigido por Eva C. Gombos,  se basó en el seguimiento de doce casos de pacientes a las que se les realizó una intervención conocida como tumorectomía, en la que no es necesario retirar el pecho entero, sino que sólo se extirpa el tumor.

Todas ellas previamente fueron sometidas a una resonancia magnética funcional tumbadas boca abajo, por lo que la posición del pecho no fue la misma que durante la operación, que tuvo lugar boca arriba.

Durante todo el proceso el equipo de investigadores analizó los diferentes pasos, concluyendo que la posición del pecho y los parámetros obtenidos eran levemente diferentes según la forma de tumbarse de la paciente, por lo que a la hora de operarla el cirujano no tenía una idea cien por cien clara de la localización y el resto de datos extraídos sobre la masa tumoral.

Por lo tanto, afirman que ésa podría ser la causa por la que entre un 15 y un 40% de las mujeres sometidas a este tipo de operaciones tienen que volver al quirófano, al no haberse retirado el tumor completamente en el primer intento.

¿Qué opinan otros profesionales al respecto?

Lazo.rosado-cancer-de-mama

Según las declaraciones hechas a Next por la especialista de radiología María José Ciudad, si las pruebas iniciales se realizan boca abajo es porque es el mejor modo de hacerlo, debido a que el tejido está extendido y la mama, situada sobre el corazón, apenas se puede mover.

Además, también afirma que suele dar muy buenos resultados y que  es una prueba que no se realiza siempre, sino que sólo se requiere en algunos casos en los que es posible que en el tumor haya focos ocultos. 

Sea como sea, está claro que con doce casos no se puede afirmar nada con seguridad y que es necesario aumentar el espacio muestral para obtener datos fiables. Eso sí, si aún así los resultados se mantienen, sería conveniente que los profesionales comenzaran a plantearse algo tan simple como dar la vuelta a la paciente, evitando así segundas intervenciones y todo el dolor emocional que ello supone.

  • Felipe Cubillos

    Propongo el listón café para la gonorrea

10 de 10