Omicrono, la tecnología de El Español

En los tiempos que corren; en los que hacer converger un trabajo estable, una pareja duradera y el resto de condiciones que la mayoría de personas nos imponemos para procrear se hace prácticamente imposible, el buen uso de los anticonceptivos es una parte esencial de nuestras vidas.

Los científicos los saben y por es emotivo en los últimos años se han llevado a cabo estudios en torno al desarrollo de nuevos métodos que resulten eficaces, pero igualmente cómodos y exentos de efectos secundarios.

Y es que, como sabéis, aunque hay algunas más, las dos herramientas más utilizadas en anticoncepción son el preservativo, que resulta muy molesto para el hombre, y la píldora anticonceptiva femenina, cuyo contenido en hormonas da lugar a efectos que han sido mejorados en gran medida en las marcas más recientes, pero no se han podido eliminar totalmente. Por eso, hoy os vamos a contar algunos de los métodos diseñados por la ciencia para sustituir a los habituales, haciendo siempre hincapié en que todo depende de nuestra vida sexual, pues sólo hay uno que puede prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Y con eso no se juega.

Ultrasonidos en los testículos para inhibir la producción de semen

Espermatozoides1

Éste es el método más antiguo de los que os vamos a hablar hoy. De hecho, tenemos que retrotraernos a 2012, cuando un grupo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte decidió adentrarse en esta curiosa propiedad de los ultrasonidos que, aún habiendo sido descubierta cuarenta años antes, no había podido practicarse hasta entonces.

En este estudio, que fue publicado en la revista Reproductive Biology and Endocrinology, se aplicaban ultra sonidos de alta frecuencia (3 MHz) sobre los testículos de un conjunto de ratas, que después de dos sesiones de quince minutos separadas entre sí por dos días, mostraron una concentración de espermatozoides muy por debajo de la habitual en hombres fértiles.

Todo esto se debe a que; al contrario que las mujeres, que tenemos una reserva fija de células reproductivas desde el momento en que nacemos, los hombres producen los espermatozoides continuamente, por lo que los ultrasonidos afectarían a esta producción, dando lugar a un método eficaz y reversible.

A falta de más investigación, los resultados fueron buenos, pero poco a poco han ido siendo eclipsados por nuevos métodos aún más efectivos, más sencillos y menos desagradables que la aplicación de ultrasonidos en los testículos.

Botones para inhibir la salida de esperma, el futuro de los nuevos métodos anticonceptivos

bimek 2

Desde 2012 hasta la actualidad no ha cesado la búsqueda de nuevos métodos anticonceptivos, pero sin duda los más interesantes hasta el momento son los que han llegado en este último año.

Un buen ejemplo es el de los botones que, como si del interruptor de la luz se tratase, encienden y apagan a voluntad la salida de espermatozoides.

Básicamente sería algo así como lo que hace el preservativo, pero más cómodo, más limpio y, ojo, sin protección frente a las enfermedades de transmisión sexual.

El diseño, que podría estar sacado de una película de ciencia ficción, fue presentado a principios de este año por el inventor Clemens Bimek y consiste básicamente en una válvula de 18 milímetros que se introduce en los conductos espermáticos durante una intervención quirúrgica de no más de media hora, tras la cual el paciente puede sentir el interruptor a través de la piel del escroto. Lo que viene después es muy simple, pues básicamente sólo hay que abrir o cerrar el interruptor según si se quiere o no que haya salida de semen.

Aún es necesario que el dispositivo se pruebe con los pacientes que han sido reclutados para ello, pero lo cierto es que en su momento varios médicos avisaron de la posibilidad de un bloqueo de los conductos espermáticos que sólo podría solucionarse a través de cirugía, por lo que muchos ponen la vista en otros métodos menos invasivos.

La píldora anticonceptiva masculina

pastillas

La píldora anticonceptiva femenina se ha convertido en unas de las opciones más habituales entre aquellas parejas estables que quieren disfrutar de sus relaciones sexuales sin miedo a embarazos indeseados.

Sin embargo, los efectos secundarios que producen hacen que aún haya muchas mujeres reacias a tomarlos. Los anticonceptivos de nueva generación surgidos en los últimos años han acabado en parte con estos efectos, pero aún así se siguen dando problemas muy variables de una mujer a otra que llevan a recurrir a la búsqueda de otros métodos.

¿Pero qué pasaría si se pudiese recurrir a una opción que no implique los daños colaterales de la toma de hormonas? En las mujeres esto parece prácticamente imposible, ya que todo está mediado a través de ellas, pero los espermatozoides son mucho más versátiles, ya que en su correcto funcionamiento actúan otras muchas sustancias, por lo que se les puede detener sin necesidad de recurrir a métodos hormonales.

Y precisamente en eso es en lo que se basan las distintas opciones de píldora anticonceptiva masculina que se han estudiado en los últimos años.

Aunque las primeras opciones se comenzaron a investigar hace bastantes tiempo, de nuevo en los últimos meses se han dado estudios muy interesantes en los que se actuaba sobre los espermatozoides a distintos niveles, impidiendo que lleguen hasta el óvulo y previniendo con ello el embarazo.

Un ejemplo es el de un grupo de investigadores de la Universidad de Berkley, que en el mes de marzo presentaron una propuesta que actúa sobre una proteína, llamada ABHD2, cuya función es intervenir en la cascada de reacciones que activa el nado de los espermatozoides. De ese modo, si no pueden desplazarse no llegarán hasta el óvulo y se evitará el embarazo.

Poco después, otro grupo de científicos, procedentes en este caso de la Universidad de Virginia, manifestaron una nueva técnica basada en el desarrollo de inhibidores de TSSK2, una proteína presente en los testículos que actúa sobre los pasos finales de la producción de esperma. De este modo, se podría generar una píldora capaz de impedir la reproducción de una forma reversible y sin efectos secundarios, ya que sólo actuaría a nivel testicular.

Vasalgel, la mejor opción para los que no tengan miedo a las inyecciones

jeringa

Otro estudio reciente es el de Vasalgel, un hidrogel esponjoso y flexible que se inyecta en los conductos deferentes bloqueando el paso de los espermatozoides, pero no el de otras partículas de menor tamaño, de modo que saldrá el fluido seminal, pero no habrá células reproductoras en él.

Ya ha sido probado en monos y conejos, con muy buenos resultados, y se espera repetir el ensayo con humanos a lo largo de este año; de modo que si se repiten los resultados positivos estaríamos ante una técnica barata y reversible que podría estar comercializándose en 2018. Eso sí, si os dan miedo las inyecciones, quizás no sea la mejor opción para vosotros.

Los preservativos del futuro, la única opción para prevenir las ETS

preservativos

Todo lo que hemos visto hasta ahora está muy buen y sería genial llevarlo a la práctica, pero no debemos olvidar que ninguna de esas técnicas supone una barrera física y, por lo tanto, no pueden prevenir el contagio por enfermedades de transmisión sexual.

Por eso, para aquellas personas que no tengan pareja estable y practiquen sexo ocasional con muchas personas diferentes, la mejor opción siempre será el preservativo.

Sin embargo, muchos hombres se quejan de que resulta incómodo y disminuye la sensación de placer, algo que, junto a la posibilidad remota de su rotura, hace que no todo el mundo quiera usar este método.

Esto ha llevado al desarrollo de nuevos condones más resistentes y adaptables, que disminuyen aún  más la posibilidad de roturas y, además, se adaptan mejor al pene, favoreciendo que su colocación sea más cómoda y que no interfiera en el placer posterior.

Ya el año pasado la Fundación Bill y Melinda Gates concedió una suculenta suma de dinero a un grupo de investigadores para que pusieran en marcha el desarrollo de preservativos de grafeno; un material que, como hemos visto en repetidas ocasiones, posee una dureza que lo convierte en una magnífica idea para la fabricación de un producto en el que la resistencia es parte importante de su función.

Y por si eso fuera poco, este año se ha presentado una nueva opción; que, aun manteniendo el uso del látex como materia prima, imita la estructura del grafeno de modo que se consiguen las ventajas de ambos materiales. Además, su fabricación se basa en estructuras naturales, como las escamas de las serpientes, pero también tiene en cuenta técnicas punteras de la ingeniería, como el desarrollo de los neumáticos de los coches de fórmula uno.

¿Y sabéis que es lo mejor? Que estos preservativos, llamados Hex, ya se pueden comprar.

El anillo vaginal que previene el contagio por VIH

métodos anticonceptivos

Como veis, las nuevas investigaciones se centran en la anticoncepción a nivel masculino, algo que ya tocaba si tenemos en cuenta que, salvo por el condón, hasta hoy la mayoría de métodos anticonceptivos suponen que nosotras nos hormonemos o introduzcamos ciertos dispositivos en nuestro interior.

Sin embargo, eso no quiere decir que no se haya seguido estudiando el desarrollo de nuevas técnicas  femeninas, no sólo a nivel anticonceptivo, sino también de cara a la prevención de ETS, como el caso del anillo vaginal que previene el VIH.

Estamos acostumbrados al anillo típico, que una vez introducido en el interior de la vagina libera las mismas hormonas presentes en la píldora anticonceptiva, de modo que se consigue el mismo efecto, evitando olvidos, disminuyendo algunos efectos secundarios y evitando la pérdida de efecto causada por vómitos o diarrea.

Y precisamente este mecanismo fue tomado como base a principios de este año, cuando se desarrolló un anillo vaginal que libera una sustancia antivírica, capaz de prevenir el contagio por VIH.

Este descubrimiento supuso una gran noticia de cara a países subdesarrollados en los que esta terrible enfermedad se encuentra enormemente extendida, especialmente por la transmisión sexual sin protección. 

En febrero ya os hablamos de la investigación en marcha de este anillo, llamado dapvirine, pero acabamos de recibir otra gran noticia, pues ya ha sido presentado en la Conferencia Internacional contra el SIDA de Sudáfrica, por lo que su puesta en marcha parece estar cada vez más cerca.

Como veis, además de los métodos anticonceptivos existentes hasta el momento, en un futuro podremos disponer de otras muchas opciones, adaptadas a todo tipo de preferencias y de bolsillos. Quizás para entonces los métodos usados hasta ahora sean historia, pero los que deberían serlo ya, a día de hoy, son algunos como el ogino o “la marcha atrás”. No olvidéis que muchos “yo controlo” hoy tienen nombre y apellidos. Y dicen que no hay nada que se quiere más en el mundo que un hijo, pero sin duda lo mejor es que vengan cuando nosotros queramos que vengan.

Te puede interesar
  • realmente algo sale mal por ahí con cada uno, el condon no protege contra el VPH, el interruptor pues te olvidas de hacia donde debes dar para apagar o prender… en fin, uno debe tener una mujer al lado y ella un hombre a su lado QUE CONOZCAN BIEN, cuestión de maduréz al final.

    Hey, la canasta familiar es cara pero con madurez se logra sobrellevar.

3 de 13