Omicrono, la tecnología de El Español

Durante los Juegos Olímpicos, o cualquier otra competición, vemos diversos atletas cubiertos de cintas de colores llamativos.

Este tipo de cintas no son nuevas, de hecho las llevamos viendo hace varios años en las diferentes competiciones nacionales, internacionales y en los mismos JJOO de Río 2016. Estas cintas se llaman kinesiotape, o como está de moda llamarlas ahora, “cintas kinesio”. Y no tienen cinco ni diez años, de hecho tienen más de 30 años de antigüedad.

Las cintas de colores o cintas kinesio nacieron en Japón en 1979 de la mano de un quiropráctico, pero durante los últimos años se han ido haciendo populares, y los estudios sobre ellas se han multiplicado (de hecho, en la universidad donde estudié cada año hablaban sobre ellas). Hoy repasaremos para qué sirven y si realmente tienen evidencia científica.

Qué son las cintas de colores, cintas de kinesio o kinesiotape

Si entramos a leer en el sitio web oficial de las cintas kinesio. podemos leer claramente cómo describen a las cintas de colores o cintas kinesio:

“Las cintas kinesio alivian el malestar y facilitan el drenaje linfático levantando microscópicamente la piel. Pueden ser aplicadas sobre los músculos para reducir el dolor y la inflamación, relajar los músculos usados en exceso o cansados, y los músculos que sirven de apoyo hasta 24 horas al día”

cintas_de_colores

Por su parte, en la web oficial del KT Tape, el proveedor oficial de cintas kinesio del equipo de EE.UU., podemos leer que “las cintas kinesio proporcionan un soporte ligero y externo que ayuda a permanecer activo mientras las lesiones se recuperan; se crea una retroalimentación neuromuscular o propiocepción, lo cual relaja músculos y tendones“.

Como sucede con muchas terapias, las cintas de colores o cintas kinesio se vanaglorian de poder ayudar en mil y una dolencias. Desde dolores de cabeza hasta dolores en las espinillas. Pero aquí no estamos para leer, sino para preguntarnos: ¿Funcionan realmente las cintas de colores o kinesiotape?

¿Funcionan realmente las cintas de kinesio o kinesiotape?

Realmente el número de atletas que se han dejado tratar por estas llamativas cintas de colores parece haber aumentado exponencialmente en los últimos años. Es curioso, pues estamos hablando de un tipo de vendaje, casi siempre de un color llamativo (aunque existen de color blanco o color carne, por ejemplo), y siempre siguiendo el recorrido de un músculo de forma superficial.

kinesiotape

Pero, ¿qué dice la ciencia? Pues bien, por un lado tenemos una revisión de estudios de 2012 publicada en el Journal of Physiotherapy and Practique que llegó a la conclusión de que la evidencia sobre el kinesiotape era limitada. Por otro lado, otra revisión de 19 estudios publicada en el año 2015 en el Journal of Science & Medicine Sport llegó a una conclusión similar: Las cintas de colores no tienen demasiado efecto. Por otro lado, una revisión de 2015 publicada en el British Journal of Sports Medicine afirmaba que las cintas kinesio eran mejor que no hacer nada, pero no tenían mejores efectos que cualquier otra terapia contra el dolor.

Finalmente, un estudio publicado en 2007 en Research in Sports Medicine afirmó que las cintas de colores o kinesiotape podrían aumentar el rango de movimiento ligeramente, aunque no parecía tener mayor potencial que otros tipos de vendaje, como bien afirma otro estudio de 2012 publicado en Sports Medicine.

Quién sí puede sacarle utilidad a las cintas de colores

Como podéis observar, múltiples estudios han llegado a la conclusión de que la evidencia sobre las cintas de colores o cintas kinesio es escasa o nula. Como mucho, algún estudio dice que estos vendajes podrían aumentar mínimamente la amplitud de movimiento, algo que a una persona normal y corriente con dolor de espalda le parecerá menos que una caricia.

Pero, ¿significa eso que no sirven para nada? Sí y no. No sirven “para nada” si nuestros dolores son por el trabajo o de otra índole y no somos atletas profesionales. Ahora bien, si nos dedicamos al deporte, las cosas cambian.

kinesiotape_atletas

Los atletas de élite, como los participantes den los JJOO de Río 2016 sí notan estos mínimos beneficios, ya que el ganar o perder una prueba de este nivel puede depender de apenas unas décimas de segundo. Cualquier mínima ayuda puede ser un mundo, y es posible que ellos sí que noten dicha diferencia. Por otro lado, el factor psicológico o “efecto placebo” en estos atletas es más potente, y algunos estudios han demostrado que pensar que funciona” puede tener una gran potencia.

Sin embargo, si no nos dedicamos al deporte y nuestro bolsillo se ve afectado por comprar estas cintas de colores, hay otros métodos más baratos de conseguir un efecto placebo.

  • Alexis Domínguez

    Creo que fue excesivo el uso de “cintas de colores o kinesiotape” o cintas kinesio durante el artículo, con una o dos veces hubiese bastado para dejar claro que las tres cosas son lo mismo y luego solo mencionar una de las tres formas de llamarlas

  • es la medicina que -en realidad es azucar- recetan en la homeopatía pero en versión de cintas para ingenuos.

2 de 9