Omicrono, la tecnología de El Español

Los astronautas no solo pierden fuerza y músculo cuando viajan al espacio, sino que también pierden visión.

Hace tan solo unos meses, la NASA alertó de que los astronautas pierden visión cuando viajan al espacio (concretamente a la Estación Espacial Internacional). Llamaron a esa dolencia VIIP, y le otorgaron la culpa, como hipótesis inicial, a la microgravedad que se vive en la ISS. De hecho, dos de cada tres astronautas que vuelven de la estación afirman haber perdido visión.

Ahora, según la NASA, ya se ha descubierto por qué los astronautas pierden visión. Lo malo es que sus respuestas nos dejan un poco mal sabor de boca en el afán de poder llegar a Marte (y sufrir su microgravedad por el camino).

Por qué los astronautas pierden visión: La hipótesis de la NASA

por qué los astronautas pierden visión en el espacio

Como ya comentamos en su día, la NASA pensaba que los astronautas pierden la visión en el espacio debido a la microgravedad, ya que esta provocaría un acumulo de presión en sus cabezas, causando que hubiesen 2 litros más de líquido vascular en sus cerebros. Así pues, esto provocaría que sus globos oculares se aplanasen, y que sus nervios ópticos se inflamaran.

En la Tierra las cosas son totalmente al revés, pues la gravedad provoca que los líquidos corporales bajen hacia los pies. En el espacio esto no es posible, y un acumulo de líquido en el cráneo tendría graves consecuencias en los ojos.

Para comprobar si todo esto era cierto, un equipo de investigadores de la Universidad de Miami ha realizado un estudio al respecto: Compararon los escáneres cerebrales de antes y después de que siete astronautas pasaran varios meses en la ISS, y los compararon con los escáneres cerebrales de nueve astronautas que tan solo realizaron viajes cortos en un transbordador espacial.

La pérdida de visión de los astronautas, según la ciencia

lcr

La única diferencia que encontraron los investigadores entre los astronautas que realizaban trayectos cortos y aquellos que pasaron meses en la ISS es que estos últimos tenían mayor cantidad de líquido cefalorraquídeo (LCR) en sus cerebros, un tipo de líquido no-vascular que circula por todo el sistema nervioso central.

En circunstancias normales en la Tierra, este líquido amortigua al cerebro y la médula espinal, además de distribuir nutrientes hacia el sistema nervioso y eliminar los residuos de este. Se suele ajustar bien a los cambios de presión (como cuando pasamos de estar acostados a estar sentados, o de pie), pero la microgravedad es otra historia.

Así pues, según este estudio, los astronautas pierden la visión debido a que el LCR se acumula alrededor de los nervios ópticos, y también entre las cavidades del cerebro o ventrículos cerebrales. No solo se trata de un juego de presiones que no funciona como es debido, sino de líquido que físicamente no debería estar ahí.

Por el momento la investigación ha sido presentada en la Reunión Anual de la Asociación de Radiología de América del Norte, y aún debe ser revisada. Por tanto, aún queda mucha investigación alrededor de este tema.

Te puede interesar
3 de 12