Omicrono, la tecnología de El Español

El agua es, si cabe, la sustancia más importante de la Tierra.

La vida tal y como la conocemos no sería posible sin ella, debido a cualidades muy particulares que la convierten en parte esencial de nuestro propio cuerpo (sobre un 60%) y del planeta en el que vivimos (dos tercios de la Tierra).

Sin embargo, también es una sustancia peculiar, con comportamientos muy anómalos si la comparamos con otras sustancias, por lo que supone un misterio para los científicos que llevan años y años tratando de comprenderla mejor, con el fin de poder hacer más precisos los procesos ambientales y biomédicos en los que juega un papel muy importante. Y precisamente eso es lo que estaba haciendo un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford cuando han descubierto, como cuentan en International Journal of Nanotechnology, que existe un segundo estado líquido bastante diferente al que conocemos.

¿Por qué es tan importante el agua?

beber-agua

La molécula de agua, compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, es esencial para la vida en la Tierra, debido a algunas características que la hacen muy especial.

Para empezar, es un disolvente excelente, que se encuentra presente en muchísimas reacciones biológicas.

También es muy importante su densidad, que resulta menor en estado sólido que en líquido, por lo que el hielo puede flotar sobre el agua, permitiendo que siga existiendo vida en las zonas congeladas.

Además, tiene un calor específico alto que la hace muy estable de cara a cambios de temperatura, y un punto de ebullición muy grande, en comparación con su tamaño.

Todas estas cualidades demuestran que algo extraño sucede a escala molecular y, si bien se sabe que los puentes de hidrógeno que unen unas moléculas con otras pueden tener algo que ver, por su capacidad de romperse rápidamente, pero seguir conservando algunas propiedades estructurales, aún falta mucho por conocer.

El segundo estado líquido del agua que da nuevas claves sobre el misterio

Un equipo dirigido por la investigadora Laura Maestro, de la Universidad de Oxford, acaba de descubrir que en un punto situado entre los 40 y los 60 ºC de Temperatura algunas propiedades del agua, como la tensión superficial, la conductividad térmica, el índice de refracción o la constante dieléctrica experimentan un cambio radical, que indica la aparición de un segundo estado líquido distinto al que conocemos.

Será necesario que otros científicos, ajenos a este estudio, reproduzcan los resultados para que se pueda aceptar totalmente, pero si fuera así la ciencia podría disponer de nuevas claves para el estudio de los procesos biológicos que tienen lugar asociados al agua, además de servir para la mejora de técnicas de biomedicina como la orientación de fármacos hacia los tumores, en el interior del cuerpo.

La otra cara sería la de añadir a los escolares nueva materia para estudiar, pero bueno, todo sea por el bien del planeta y la humanidad.

16 de 17