Omicrono, la tecnología de El Español

La realidad virtual es apasionante, pero necesitamos una plataforma única de realidad virtual si queremos que despegue en condiciones. Si no, sólo conseguiremos complicar la vida de los usuarios.

Todos estaremos de acuerdo con que la realidad virtual es apasionante. Ver otros mundos como si estuviésemos en ellos, estar inmersos en un videojuego o experimentar experiencias irreales. Todo está abierto a nuestra imaginación (o a la de los creadores de realidad virtual), y nos espera un buen futuro por delante.

Sin embargo, tenemos un problema, y no hablamos de los cables de los que se aqueja John Carmack. Hablamos de que los fabricantes, a la búsqueda de los beneficios, están creando realidad virtual como locos. Y esto nos está llevando a tener 50 plataformas diferentes, confundiendo a los jugadores y complicandonos la vida.

Steam se vuelve un caos con 3 plataformas compatibles

steam-vr-realidad-mezclada-croma

Steam ya trabajaba con dos plataformas completamente diferentes. Su propia plataforma, comandada por las HTC Vive, y la plataforma de Oculus. Y ambas se llevan a matar. Oculus ya ha intentado -con nulo éxito- intentar asegurar exclusivos para sus gafas de realidad virtual. Y Steam funciona con las Rift, pero tenemos que hacer pasos extraños.

Pero ojo, que el panorama se va a complicar aún más. Steam ya ha anunciado que ha añadido un icono para señalar qué juegos funcionan con OSVR (unos 200 ahora mismo), la plataforma de realidad virtual de Razer. Ya tenemos tres iconos para saber qué juegos de realidad virtual funcionan con qué plataformas. Y todo esto se va a liar aún más según lleguen más plataformas.

Necesitamos un marco común ya

osvr-razer-teardown

Steam, con el anuncio, afirma que “ayudarán a que experimentes el último contenido de realidad virtual en cualquier dispositivo que utilices”. Todo un dardo dirigido a Oculus, los cuales han destacado por cerrar su plataforma a cal y canto. Nosotros queremos ir más allá: tener tres plataformas diferentes es un auténtico caos para desarrolladores y consumidores.

A los estudios les cuesta tiempo, dinero y recursos adaptar la realidad virtual a todas las plataformas existentes. Aunque hay estudios de videojuegos que ya aseguran hacerse cargo del coste, como Ubisoft. Y la cara de un usuario que compre un juego de realidad virtual para después comprobar que el juego no funciona en su nueva y cara plataforma va a ser curiosa.

Todo sobre la realidad virtual en Omicrono

  • Larry Page

    Y lo que es peor… a nadie le interesa

  • ¿Y por qué no también una única videoconsola? Eso de tener a Nintendo, Sony, y Microsoft cada una con su sobremesa es un “tostón”. Tontería de artículo.

5 de 6