Omicrono, la tecnología de El Español

Si unimos smartphones, cámaras de alta calidad y algoritmos de aprendizaje automático estamos a un prometedor futuro en el que sería posible detectar el cáncer con el móvil.

Hoy en día todos llevamos un smartphone en el bolsillo y son máquinas realmente potentes que también pueden ser aprovechadas en el ámbito médico. Hemos visto cómo pueden convertirse en microscopios con una simple pegatina o en máquinas para detectar la anemia, así que desde Stanford no ven tan descabellado que uno años se pueda detectar el cáncer de piel mirándola a través de la pantalla del móvil.

El cáncer de piel detectado en sus primeras etapas tiene una alta tasa de supervivencia, sin embargo esa tasa va disminuyendo, como es normal, cuando se detecta en periodos más avanzados. Por ello, las primeras exploraciones visuales realizadas por los dermatólogos son vitales, ya sea a simple vista o mediante un dermatoscopio. ¿Y si un simple smartphone fuese capaz de detectar anomalías en la piel?

Algoritmos de aprendizaje automático para detectar el cáncer

oppo camara movil

Un equipo de investigadores de Stanford se puso manos a la obra para crear un algoritmo que fuese capaz de detectar el cáncer en la piel a partir del aprendizaje automático en base a decenas de miles de fotografías.

Obviamente la tarea de recopilar tantas imágenes de muestra no es sencilla, así que recurrieron a ImageNet, una enorme base de datos de fotografías que cuenta con más de 1.200 millones de imágenes de miles de objetos diferentes. Ahí hay de todo, desde fotos de tazas de café hasta selfies de gatitos, y suele ser una base de datos muy utilizada para entrenar algoritmos de identificación de objetos en fotografías, así que los investigadores tomaron esa misma dirección.

imagenet

Detectar el cáncer de piel con un smartphone sería posible

Tras una gran tarea de filtrado y recopilación han conseguido acumular más de 130.000 imágenes en las que se representan más de 2.000 enfermedades diferentes que afectan a la piel. Tras poner a prueba a dermatólogos reales y al algoritmo, ambos coincidieron en el diagnóstico un 91% de las veces, con la ventaja de que se puede ajustar la sensibilidad de la máquina para centrarse lesiones concretas.

Para realizar todas estas tareas se han utilizado ordenadores potentes, pero como dicen los investigadores de Stanford, los avances tecnológicos conseguirán que un día esa capacidad de computación esté disponible en nuestros bolsillos, en nuestro móvil. La detección del cáncer de piel mirando a través de la cámara es sólo el comienzo, creen que este tipo de aprendizaje profundo también ayudaría al diagnóstico visual en más campos médicos.

10 de 13