Omicrono, la tecnología de El Español

AMD ha presentado oficialmente Radeon Vega, su nueva generación de tarjetas gráficas.

Aunque Polaris dejó un buen sabor de boca con tarjetas como la RX 480 o la RX 470, todo el mundo sabía que eso no era suficiente; AMD había decidido no atacar la gama alta, que ha quedado en manos de Nvidia desde entonces.

Por eso Radeon Vega era tan esperada, una nueva arquitectura que realmente iba a ofrecer un rendimiento espectacular. Finalmente hoy AMD ha revelado los detalles técnicos de Vega.

Y pese a ser la evolución de GCN, la plataforma que lleva con nosotros desde 2011, es muy diferente de sus antecesoras. Prácticamente todas las partes internas de la GPU son nuevas.

Revolucionando la memoria

radeon-vega-2

Pero lo más importante de todo es que la nueva arquitectura se centra en la memoria. Vega usará HBM2 (High Bandwidth Memory), y tendrá un nuevo controlador de memoria desarrollado por AMD; este es capaz de gestionar la memoria caché de nivel 2 y nivel 3 directamente, reduciendo la latencia que vemos en modelos con HBM + GDDDR5.

radeon-vega-4

HBM2 funciona a una frecuencia muy superior a su antecesora, lo que se traduce en un ancho de banda multiplicado por dos; pero sobre todo, HBM2 no tiene la misma limitación de 4 GB que tenía la Radeon Fury con HBM, y la gráfica Vega demostrada contaba con 8 GB de memoria.

radeon-vega-5

No solo eso, sino que el controlador ni siquiera está limitado por la cantidad de chips de memoria que haya en la gráfica; es capaz de controlar 512 TB (sí, terabytes) de memoria, procedente de otras fuentes, como por ejemplo un SSD. En efecto, podemos usar espacio de almacenamiento como memoria gráfica, lo que puede venir muy bien en algunas aplicaciones.

Radeon Vega cambia hasta cómo se renderiza una escena

radeon-vega-6

Además de la memoria, AMD también ha cambiado cómo una escena se renderiza. Unos nuevos “shaders primitivos” son capaces de identificar rápidamente los polígonos que no serán visibles para el jugador; de esta manera, el motor de geometría puede elegir no renderizarlos, con la mejora de rendimiento que eso conlleva.

Por supuesto, la estrella es la nueva unidad de computación, que es capaz de realizar 512 operaciones de 8-bit por ciclo de reloj, 256 operaciones de 16-bit por ciclo de reloj, o 128 operaciones de 32-bit por ciclo de reloj. En otras palabras, mucho más rápido.

El rendimiento de Radeon Vega en videojuegos

Tal vez todo eso se comprenderá mejor con datos reales en juegos. Aunque AMD no ha mostrado tarjetas con los nuevos chips Vega, sí que ha dispuesto en el CES ordenadores con la nueva tecnología.

Los resultados hablan por si solos. La combinación de Vega con los nuevos procesadores Ryzen es capaz de tasas de frame entre los 60 y 70 frames por segundo en Doom, a resolución 4K; también es capaz de superar los 60 frames por segundo en Star Wars Battlefront, también a resolución 4K. Ambas cifras son superiores a lo que puede conseguir la GTX 1080 de Nvidia.

Ahora tocan las malas noticias: que aún queda un poco para conseguir estas gráficas. Las quinielas han fallado, y ayer Nvidia no presentó la rumoreada GTX 1080 Ti; de la misma manera, hoy sólo hemos visto la GPU de Vega, sin ninguna tarjeta gráfica.

Eso indica que aún faltan unos meses para su lanzamiento. Aunque por lo menos es seguro que llegarán este 2017.

Te puede interesar
5 de 12