Omicrono, la tecnología de El Español

Las nuevas conexiones wireless usando la banda de los terahercios pueden cambiarlo todo; será posible tener velocidades de fibra óptica sin cable.

Las conexiones inalámbricas siempre han estado por detrás de las de cable en cuestión de velocidad. Suena evidente, pero pronto puede que eso no tenga porqué serlo. Puede que pronto podamos conectarnos a la red de un avión y navegar como si tuviésemos fibra óptica.

Conexiones wireless a velocidad de fibra

El último proyecto salido de la Universidad de Hiroshima puede conseguirlo; consiste en un transmisor que trabaja en la banda de los terahercios. Por tener una referencia, la mayoría de las redes inalámbricas actuales usa la banda de los 2,4 Ghz o la de los 5 Ghz.

En concreto, el transmisor usa la banda de los 300 GHz, o mejor dicho, 0,3 THz; según sus creadores, esto se traduce en unas tasas de transferencia unas 10 veces superiores a las del 5G.

No, no lo comparan con el 4G actual, ya lo están comparando con el 5G, la red móvil que no se espera hasta al menos el 2020. El año pasado Vodafone hablaba de que las primeras redes 5G ofrecerían una velocidad de 1 Gbps (gigabit por segundo); aunque se sabe que la tecnología puede alcanzar entre 10 y 20 Gbps.

Pues bien, el nuevo transmisor desarrollado en Hiroshima ha conseguido velocidades de 105 Gbps, o 0.105 Tbps. En números que entienda la mayor parte de la gente, eso supone descargar archivos a 13,1 GB por segundo.

El transmisor trabaja en el rango de frecuendia de entre 290 GHz a 315 GHz; en la actualidad, este rango de frecuencias está sin usar, aunque se espera que en 2019 la World Radiocommunication Conference discuta el uso del rango entre 275 GHz y 450 GHz.

El potencial de la banda de los terahercios

El desarrollo de este transmisor puede ser una buena influencia para decidir el uso de ese rango. Sobre todo porque es diez veces más rápido que la versión que desarrollaron el año pasado; indicando que hay mucho potencial en esta banda.

En cuanto a las posibles aplicaciones de este transmisor, la más evidente es ofrecer conexiones a Internet de alta velocidad por satélite. La conexión con los aviones podría verse especialmente beneficiada. Además, también puede servir para conectar servidores de contenido con dispositivos móviles como estaciones base.

Los investigadores pretenden continuar el desarrollo de la banda de los 300 GHz, para ofrecer alta velocidad con una latencia mínima en conexiones sin cable.

  • Quiero recordar que, cuanto menor es la frecuencia, mejor penetra en los obstáculos. Me explico. La onda que genera una frecuencia baja es más grande (imaginaos unas oscilaciones de lado a lado muy, muy grandes), por lo que en un edificio, túnel o sitio donde se encuentre un dispositivo en el que tenga una gruesa capa de tierra o elementos que atravesar, mejor lo hará. Por contra, la distancia que alcanza la onda es mucho más corta. Lo contrario pasa con las frecuencias altas. Cuanto más alta es la frecuencia, la onda generada alcanzará más distancia pero tendrá menos fuerza para atravesar obstáculos (imaginaos las oscilaciones de la onda mucho más cortas). Si a día de hoy, estando el 3G y 4G entre las bandas de 800 MHz y 2,6 GHz, le cuesta llegar cuando estamos en un edificio, en un garaje o en el metro, ¿qué pasará con esta conexión inalámbrica que se mueve en la franja de los THz? Su onda será mucho más pequeña, entiendo que tendrá más problemas para penetrar en los edificios. Lo único que se me ocurre es que multipliquen exponencialmente el número de antenas.

    • Jordi magnasco

      Hombre en la imágen que ponen ya se ve para que va a ser usado: aviones y antenas satelite (en barcos, encima de un edificio,…etc). No creo que lo lleguemos a usar directamente en el móvil, precisamente por lo que dices.

      Saludos

  • Iñaki Gordillo Perez

    Decir que trabaja en la banda de los teraherzios no sería totalmente cierto, ya que trabaja en los 300Ghz. Es como decir que me bebo alrededor del litro de cerveza, cuando en realidad me bebo una lata, que sería 0,3 litros.

9 de 11