Omicrono, la tecnología de El Español

Apple testificará contra el derecho a reparar, con el objetivo de evitar que sus usuarios puedan cambiar partes de sus dispositivos.

¿Hasta qué punto un producto que compras es tuyo? Puede que pienses que una vez que se produce la compra, puedes hacer lo que quieras con lo que es de tu propiedad; sí puedes, pero es algo más complicado que eso.

El purgatorio que supone arreglar un smartphone actual

Por ejemplo, pongamos que se rompe la pantalla de tu smartphone; si eres un manitas, podrías buscar la pantalla en alguna tienda e instalarla tú mismo. Sin embargo, si lo intentas comprobarás que tienes muchos más obstáculos de los que te esperarías.

Los smartphones actuales están diseñados para que nunca haya que abrirlos; la batería no es intercambiable, las ranuras de tarjetas son accesibles desde algún lateral y no hay ninguna manera evidente de abrir el dispositivo. Si lo conseguimos, nos encontraremos con mucho pegamento y otras sustancias para sellar el interior.

Son para conseguir el grado de protección IP contra agua y polvo; pero eso supone que una vez lo quitamos, perderemos esa protección. Una vez que estamos dentro del dispositivo, la cosa no va a mejor; conexiones que no siguen los estándares, tornillos que no se parecen en nada a lo que encuentras en el mercado, etc.

La cantidad de obstáculos que los fabricantes ponen para reparar nuestros dispositivos es tremenda; y no hablo sólo de Apple, por supuesto, aunque los de la manzana son los que más inconvenientes suelen poner. Páginas como iFixit nos enseñan hasta qué punto Apple evita la reparación de sus dispositivos.

El derecho a reparar, de los coches a los teléfonos

Por eso recientemente se habla mucho del “derecho a reparar”; un movimiento que no sólo pide a los fabricantes que eliminen esos obstáculos, sino que faciliten la reparación. Los fabricantes no deberían tener el monopolio de la reparación de dispositivos tecnológicos; por lo tanto, es un movimiento que protege a los pequeños comercios y los entusiastas.

Esta no es una idea nueva, sino que viene del sector del automóvil; la creciente complejidad de los coches actuales y el uso de piezas exclusivas hace que los talleres independientes no puedan competir contra los oficiales. En países como EEUU ya hay algunos estados con leyes que protegen este derecho a reparar.

Ahora la lucha se ha extendido al sector tecnológico, y el objetivo de los que defienden este derecho es el mismo; que los usuarios puedan llevar su móvil a reparar a sitios no oficiales o que puedan repararlo ellos mismos.

El estado de Nebraska es uno de los ocho primeros en plantearse si ampliar el derecho a reparar a los dispositivos tecnológicos; la nueva ley está siendo considerada, pero antes de que pase por la casa del estado se realizarán apelaciones a favor y en contra. Y según ha podido saber Motherboard, Apple declarará en contra de esta ley, con un empleado o un representante. Además, estará acompañada por la operadora estadounidense AT&T.

¿Es peligroso el derecho a reparar?

Según la misma fuente, Apple se centrará en presentar la ley como peligrosa para los usuarios; hablará de cómo las baterías de ion de litio pueden explotar si no se tratan con cuidado, provocando serios incendios.

Probablemente es una estrategia inteligente, ya que es un problema que todo el mundo conoce, especialmente los legisladores; el 2016 se caracterizó por muchas historias de explosiones de baterías, incluyendo la retirada completa del Galaxy Note 7 de Samsung.

Evidentemente, el verdadero motivo por el que Apple no quiere aceptar esta ley es el dinero. Si se aprueba, los fabricantes que vendan dispositivos en Nebraska tendrán que vender sus partes por separado a los usuarios y tiendas que las quieran; además, también tendrán que publicad manuales de diagnóstico y servicio. Y por supuesto, la cantidad de gente que use el servicio oficial de Apple será menor.

Aunque todo esto parezca muy maligno, es algo que no es exclusivo de Apple. Hay que tener en cuenta que la garantía de cualquier dispositivo no es válida si intentamos abrirlo; por lo tanto, podríamos alegar que el derecho a reparar ya está algo incompleto.

¿Es necesario el derecho a reparar? Lo irónico es que probablemente la mayoría de la gente piense que ya tiene ese derecho, y no estaría equivocada; pero la realidad es que, cuando el móvil se nos rompe, casi siempre preferimos enviarlo al servicio técnico oficial en vez de ensuciarnos las manos.

Te puede interesar
  • Astur

    El producto comprado es mio y punto, su software es otro cantar, pero el producto como si quiero ponerle alerones y tubos de escape

  • Guillermo

    Creo que el producto debiese ser nuestro después de que venza la garantía.
    Durante ésta, hay fabricantes que invalidan la garantía si descubren que el desperfecto es causado por el usuario.

  • Hell Stinger

    :S las compañias que fabrican productos con la bateria de Li-on son consientes del peligro que representa este componente que puede estallar por si solo cuando empieza a sufrir los daños y desgaste del tiempo, por lo que ese cuento de la mala manipulación es mera escusa que alguien con un poco de cerebro desecharía inmediatamente. lo unico que estan tratando con evitar la reparación del equipo es que cada version que saquen sea más y más desechable cuestión de que nos obligue como consumidores a obtener un producto completamente nuevo.

6 de 12