Omicrono, la tecnología de El Español

La influencia de los YouTubers parece no tener frenos. Son quienes mueven a las masas en Internet, aunque no todas las historias son de color rosa.

YouTube ha sido capaz de llegar a todos los rincones del mundo gracias a sus creadores. Personas, tanto profesionales como amateurs, que deciden subir a la plataforma vídeos de todo tipo. Videojuegos, motor, moda, actualidad… incluso ya existe “prensa rosa” de Internet. Pocos campos se escapan de los largos tentáculos de Internet, el responsable de este enorme cambio.

Todas estas personas que saltan al estrellato han conseguido un nivel de fama enorme, reservada en el pasado a las estrellas de televisión. No solo YouTube es conocida como plataforma, sus creadores más famosos pasan a ser auténticas celebridades. E incluso la televisión convencional, aquella que lleva reinando años en nuestras pantallas, está intentando subirse al carro.

Internet ha cambiado las reglas, hasta para los famosos

Lo cierto es que Internet ha cambiado las normas de como vemos contenido. Ya no esperamos a que el capítulo se emita en televisión, lo vemos a nuestro ritmo en Netflix. Ya no esperamos a que salga un disco en la tienda, lo escuchamos en Spotify el día que sale. Y si nos gustan los vídeos de alguien, seguimos sus creaciones en YouTube.

Esto ha hecho que se formen comunidades gigantes alrededor de temas como los videojuegos. Y, por supuesto, existen “referentes”,  personas con una cantidad ingente de seguidores que mueven masas. Estas personas, nos guste o no, están cambiando las reglas. Hablamos de verdaderos famosos que mueven masas en Internet, y que son nuevas celebridades en el mundo real.

Y existen YouTubers que han sido capaces de ver esto, y de aprovecharlo. Eventos dedicados en exclusiva a ellos, contratos con productoras de renombre, publicación de libros, o incluso la creación de videojuegos. Pero no siempre de trata de un camino llano y rosado. Hoy nos toca hablar de esos casos.

El caso PewDiePie: ¿YouTubers contra los medios?

Hace poco estalló uno de las noticias del momento. El Wall Street Journal publicó un vídeo en el que acusaban a Felix Kjellberg, más conocido como PewDiePie, de realizar vídeos con humor antisemita. En el vídeo aparecen diferentes escenas de sus vídeos en YouTube con posibles referencias al nazismo y al antisemitismo, todo en clave de broma.

Esto provocó que Disney cortara todos sus lazos con el creador, y que YouTube se desvinculase de sus proyectos. Felix, como respuesta, se disculpó mientras acusaba al Journal de sacar de contexto sus vídeos, basando su argumento en que la “prensa tradicional” tiene miedo a esta nueva tendencia. En otras palabras, les acusa de atacarle para mermar su influencia.

Todo esto habría ocurrido sin mayor trascendencia si no fuese por dos factores. El primero es que los internautas a favor de estas ideologías se pusieron a favor de PewDiePie, independientemente de que hablásemos de una broma. El segundo es que estamos hablando del YouTuber con más seguidores de toda la plataforma (casi 54 millones), es inevitable que se plantee el debate.

Este es un ejemplo perfecto de la influencia que han alcanzado los creadores de YouTube. Puedes decir lo que quieras, incluso explorar los límites del humor como te apetezca, pero pueden haber consecuencias. El éxito puede darte mucho, pero también te lo puede hacer perder.

El caso Rubius: libros, series, videojuegos y más

Y ahí es donde abrimos el debate. La influencia de los YouTubers más famosos ha hecho que se muevan con ella a otros campos. Por ejemplo, y en el caso de PewDiePie, estamos hablando de contratos con Disney y YouTube para producir contenido, trato especial con los anunciantes de YouTube para aumentar sus beneficios, e incluso el lanzamiento de un videojuego para smartphones.

Esto no solo se limita al YouTuber más famoso del mundo. Trasladándonos a nuestro país, tenemos otro gran ejemplo de esto: Rubén Doblas Gundersen, más conocido como El Rubius. Con 23 millones de suscriptores, es el YouTuber con más éxito en España. Y ha seguido una senda similar a la de PewDiePie: doblajes de videojuegos, libros, videojuegos para móviles e incluso un contrato con Sony Pictures.

Pero Rubén Doblas no es el único que ha seguido esta senda. Multitud de YouTubers han aprovechado esta influencia para extenderse más allá de YouTube, y quizás el caso más extendido es la publicación de libros. Los estantes de las librerías se han llenado de libros firmados por YouTubers. Desde Dross hasta Auronplay, pasando por Wismichu o Yellow Mellow. No hay YouTuber popular sin su libro.

El caso Dalas: cuando el ego se te sube a la cabeza

Pero la historia no siempre va bien: muchas veces el YouTuber puede ser un idiota de manual que ha alcanzado el éxito. Es el ejemplo perfecto de que YouTube, en las manos inadecuadas, se puede convertir en un desastre. Además, esto se suma a la intención de que la gente pique y entre a criticar, siguiendo la afirmación de que “cualquier publicidad, incluida la mala, es buena”.

Tenemos ejemplos cercanos de esto, como Dalas Azahar Blanco (DalasReview), un YouTuber con 4 millones de suscriptores más conocido por montar gresca a la mínima. Desde el comunismo hasta el nombramiento de Trump, pasando por el feminismo o incluso aprovecharse de menores de edad. Es el ejemplo perfecto de YouTuber tóxico, con el agravante de transmitir falsedades a una audiencia influenciable.

Lo último que ha hecho ha sido sacar un juego en Steam con indicios de que ciertos recursos del juego han sido robados de otros juegos. La cuenta de Twitter del juego se ha dedicado a arremeter contra los usuarios que se han quejado, intentando dejarles en ridículo (sin éxito), y negándolo todo con argumentos sacados del berrinche de un niño de 5 años.

También están intentando borrar cualquier review negativa del juego, a base de denuncias a YouTube y baneos en Steam. Juan Tejerina para Games Tribune lo describe perfectamente: un bochornoso espectáculo.

YouTubers: toda una nueva línea de celebridades

Lo cierto es que los YouTubers se han convertido en una celebridad más. A la altura de personajes de televisión o protagonistas de los cotilleos. Hasta los paparazzi siguen ya a los YouTubers y se entrometen en su vida personal, al más puro estilo ‘Sálvame’. La fama se puede subir a la cabeza de uno, y todo lo que dices puede tener repercusiones enormes.

Todo esto no va a hacer más que aumentar en los próximos años, según se acostumbren más usuarios a YouTube y se sumen más fans a las plataformas. Y tampoco va a terminar si YouTube termina, porque este es un fenómeno ligado a las personas.

  • nanopulga

    Que recuerdos cuando hace de unos 7 años (o más) decía “Ojalá YouTube nunca se convierta en la televisión”. Cuan equivocado estaba.

  • Harlock

    Ni sigo ni veo a ninguno de estos y bloqueo sus videos a la que me salen, y menos verlos en la tv. Youtube se esta convirtiendo el la copia online de “telebasura5”.

  • Jose

    Dalas como el peor youtuber? Si para mi que es el mas centrado de todos los nombres que se han expuesto xD

    • Jane Tu

      Sí sí. Primero él y luego tú. Lo dice ? la ONU o la ONCE, ya no me acuerdo!!! ???? Salu2.

  • Ramon Sainz

    pero consigansen un trabajo honesto mejor!!

  • cowalex

    Gracias a Dios, he conseguido no ver ninguno de estos vídeos ni se quienes son. Espero que cuando se les pase la vida de youtubers puedan vivir de algo normal y no acaben mendigando en las calles o en el Sálvame.

  • ASD

    Ni la mas puta idea quienes son

8 de 12