Omicrono, la tecnología de El Español

Omicrono

Los coches voladores de Uber están impulsados por un ingeniero de la NASA

Los coches voladores de Uber están impulsados por un ingeniero de la NASA

Uber ha fichado a un ex ingeniero de la NASA para preparar su incursión al mundo de los coches voladores y tiene un plan realmente interesante.

Cuando pensaba en el año 2000 me imaginaba que las ciudades serían mucho más modernas y que existirían coches voladores. Por supuesto, aunque las ciudades se han modernizado bastante, los coches voladores aún son algo un tanto lejano.

Pero ahora, la compañía de transporte privado Uber quiere dar un empujón al asunto y acercarnos un poco más a los coches voladores. Buena prueba de ello la tenemos en el reciente fichaje por parte de la compañía de un ex ingeniero de la NASA.

Mark Moore, que así se llama el reciente ficha de Uber, fue ingeniero aeronáutico en el Langley Research Center de la NASA. Además, durante el año 2010 publicó un artículo sobre aviones eléctricos con la capacidad de despegar y aterrizar de manera vertical que podría reemplazar a los automóviles actuales.

Uber se embarca en la aventura de los coches voladores

Moore ha sido puesto al frente del equipo de ingeniería para aviación, tal y como han informado desde Bloomberg. Uber Elevate es la división creada por la compañía para tratar de desarrollar vehículos capaces de despegar y aterrizar de manera vertical (conocido como VTOL en inglés).

La compañía ha redactado un documento de 99 páginas en el que prevé construir una red de aeronaves con capacidad VTOL que podría llegar para simplificar el viaje entre los suburbios y la ciudad.

Tenemos que aclarar que las aspiraciones de Uber en este sentido no incluye la fabricación de los propios vehículos. Lo más probable en este caso es que la compañía delegue esa función a empresas de terceros, del mismo modo que ya ocurre con su flota de vehículos autónomos.

La fabricación de un coche cuesta miles de millones de dólares, por lo que hacer uno que también pueda volar tendrá un elevado coste.

Las pruebas podrían comenzar en 2025

A esto debemos sumar la dificultad que supondría reemplazar automóviles por aviones personales. Y es que el espacio aéreo está muy bien regulado y necesitaría de un gran esfuerzo y una normativa totalmente nueva para que todo funcionase como es debido.

Todo ello conllevará un trabajo que necesitará de un gran esfuerzo económico, pero que merecerá la pena. Uber piensa que la tecnología VTOL podría llegar a ser un método asequible de transporte en el día a día.

De momento, tal y como apuntan desde Usa Today, teniendo en cuenta que nunca habíamos visto algo así, no sabemos cuanto tiempo podría llevar instalar este tipo de sistema. Lo que si sabemos es que el documento de Uber incluye un plan de 10 años para la certificación que incluye programas piloto y otro tipo de pruebas que tendrían lugar antes de 2025.