Omicrono, la tecnología de El Español

Con esta muñeca que enseña a programar, las princesas Disney dan el salto generacional.

Los juguetes han cambiado. Ya no vale simplemente con vender un trozo de plástico que se parezca vagamente a una actriz famosa; si vas a hacer una muñeca basada en la nueva película de “La Bella y la Bestia”, tienes que hacer algo más.

O al menos los padres piden mas. Piden juegos que no solo diviertan, sino que preparen a sus hijos e hijas para el futuro; y eso implica no solo jugar con tecnología, sino crear con tecnología.

La muñeca que enseña a programar bailando

La Dance Code Belle es el último ejemplo de esta tendencia. Está basada en el papel de Emma Watson como Bella en la nueva película de acción real de La Bella y la Bestia. Pero lo realmente llamativo es que si queremos jugar con ella, tenemos que aprender a programar.

En efecto, esta es una muñeca robótica, capaz de realizar todo tipo de pasos de baile; puede levantar los brazos como queramos, hacer giros e incluso cantar, como buena princesa Disney. Pero no lo hace pulsando un botón como los juguetes de antes.

En vez de eso, la Dance Code Belle se conecta por Bluetooth a una app, disponible para iOS y Android; el juego consiste en programar pasos de baile para que la muñeca los ejecute por su cuenta. No, no tenemos que sacar el tocho de “programación en C”; en vez de eso, el “lenguaje” de programación está basado en conectar objetos en la pantalla, que representan los pasos.

De esta manera, podremos aprender los fundamentos más básicos de la programación; pero hay más, un modo avanzado en el que usamos comandos con los que podemos crear nuestra propia secuencia de baile.

Por lo tanto, el niño o la niña que jueguen con la Dance Code Belle no podrá programar apps; pero si que aprenderá lo que es posible hacer juntando objetos de determinadas formas, de cara a un resultado final. Y eso, al fin y al cabo, es programación.

Juguetes que inspiran a destrozar estereotipos

Dance Code Belle estará disponible justo antes de la campaña navideña, por unos 120 dólares. Puede ser un buen regalo para niños y niñas, y es ahora cuando tenemos que hablar de cómo Hasbro está promocionando el juguete.

El fabricante se ha asegurado de que en todo el contenido promocional sólo veamos a una niña jugando con ella. Y eso nos produce sensaciones enfrentadas.

Por una parte, ojalá que gracias a este tipo de juguetes en el futuro veamos a más mujeres programadoras; el sector, dominado en la actualidad por hombres, lo necesita para madurar.

Es algo vergonzoso, con una causa real. Si las niñas no crecen con un referente, con un ideal que les dice que la programación es un trabajo tan bueno como cualquier otro, ¿qué esperamos?

Por otra parte, Hasbro ha perdido una oportunidad de lujo al no presentar a un niño jugando con la niña, programando juntos. Puede que estemos pidiendo demasiado de un juguete nacido para aprovechar la popularidad de una película; o puede que nos hayamos acostumbrado a esperar poco.

 

Te puede interesar
  • Camila Lucia a15 Pérez Liria

    Puede que siempre haya gente que tiene que buscarle el lado sexista a todo. Incluso a un simple juguete.

2 de 11