Omicrono, la tecnología de El Español

Hoy han sido elegidos los semifinalistas del Ocean Discovery XPrize; varios robots exploradores acuáticos provenientes de todo el mundo.

El XPrize más famoso es la competición que Google tiene montada para llegar a la Luna; pero no es el único.

El otro XPrize tiene como objetivo explorar los océanos

El Ocean Discovery Xprize se asemeja al Google Lunar XPRize en dos cosas. Ha atraído proyectos de 25 países diferentes incluida Canadá, Reino Unido, China, Portugal y Francia; y también quiere explorar zonas a las que el ser humano no puede llegar fácilmente.

La gran diferencia es que, en vez de ponerse como objetivo la Luna, esta competición tiene el punto de mira en un lugar más cercano pero igualmente inaccesible: las profundidades marinas.

El torneo ha elegido a 21 equipos, que han ideado métodos diferentes para explorar los océanos. El objetivo no es sólo navegar por las profundas aguas, sino obtener información; tienen que detectar las diferencias químicas y biológicas de las zonas que visiten.

Todos los participantes tendrán que operar a una profundidad de 2.000 metros; como mínimo, tendrán que registrar y mapear el 20% del área de la competición, que se extiende unos 500 kilómetros cuadrados.

Por el camino, tendrán que identificar y registrar todo lo que encuentren, ya sea geológico, biológico, o restos arqueológicos. El tiempo límite es de 16 horas, así que los equipos han optado por diseños ligeros y raudos.

Drones acuáticos para superar las pruebas más duras

A los 10 equipos que sean capaces de superar la primera prueba les esperará un desafío mayor; en la segunda ronda, tendrán que descender a una profundidad de 4.000 metros y tendrán que registrar al menos el 50% del área, aunque tendrán más tiempo, 24 horas.

Tal vez es sorprendente que muchos equipos hayan decidido adaptar drones al agua; en el aire, encajan claramente con las exigencias, pero estos aparatos aún están dando sus primeras brazadas en el agua.

Algunos equipos no han optado por un dron, sino por varios; el equipo alemán Arggonauts cuenta con un enjambre de 12 mini-drones. En cambio, el equipo canadiense Envirodrone intentará que un dron volador transporte y suelte el dron marino en la zona.

En este XPrize hay tanta o más variedad como en los proyectos que intentarán llegar a la Luna este año. Algo que agradará a Shell, que es el patrocinador del torneo.

No hace falta decir que el interés de Shell va mucho más allá de catalogar la vida marina, y que muchas de estas tecnologías servirán para encontrar combustibles fósiles. Por eso está dispuesto a dar siete millones de dólares al ganador.

Te puede interesar
5 de 11