Omicrono, la tecnología de El Español

La Unión Europea se suma a las presiones del gobierno británico para crear una puerta trasera que permita acceder a las conversaciones y datos de WhatsApp y otras compañías.

Como viene siendo habitual cada vez que ocurre un atentado terrorista los distintos gobiernos no han tardado en lanzarse a pedir todo tipo de medidas para poder saltarse el cifrado de los datos de todo tipo de servicios. Ocurrió con Apple y el FBI con iPhone 5c del terrorista de San Bernardino y parece que ahora se va a repetir la historia con WhatsApp y el ataque del pasado 22 de marzo en el parlamento británico.

Primero fueron los distintos miembros del gobierno y cuerpos de seguridad británicos los que pidieron a WhatsApp una puerta trasera con la que saltarse el cifrado de WhatsApp y leer las conversaciones del terrorista.

Una petición a la que hoy se ha sumado la Comisión Europea con una iniciativa de Vera Jourova, comisionada de justicia de la UE. La idea es plantear varias medidas, incluyendo una nueva legislación y acuerdos voluntarios con las empresas del sector tecnológico, que permitan a los cuerpos de seguridad acceder a información cifrada de una forma rápida y fiable.

En este caso la UE no se posiciona en contra del cifrado de datos y comunicaciones siempre y cuando puedan saltarse todas las barreras en caso de creerlo necesario. En el caso de WhatsApp es algo complejo, puesto que los datos no se almacenan en el servidor si no que únicamente están en los dispositivos de los usuarios, pero de salir adelante daría las llaves del candado que protege todos los datos a los gobiernos europeos.

Las puertas traseras siempre son mala idea

Este tipo de datos son vitales para los gobiernos y los cuerpos de seguridad que investigan a aquellos que pretenden causar el mayor daño posible a nuestra sociedad. Sin embargo, este tipo de llaves, puertas traseras y vulnerabilidades también ponen en peligro al resto de usuarios. Especialmente si estas herramientas acaban en manos equivocadas por culpa de filtraciones como el “Vault 7” de Wikileaks y las herramientas de hackeo de la CIA.

Algo que no sólo ha ocurrido en el mundo virtual. No hay que olvidar que las llaves que abrían puerta trasera de los candados TSA acabaron filtradas por culpa de unas fotos. Los hackers apenas tardaron un par de días en crear modelos 3D de dichas llaves y compartirlos de forma gratuita en internet.

Si la UE o cualquier gobierno obliga a las empresas que cifran los datos a crear puertas traseras estas pueden acabar en manos de los malos y causar una oleada sin precedentes de hackeos y robo de datos.

11 de 14