Omicrono, la tecnología de El Español

La complejidad de sus novedades hará que el lanzamiento del iPhone 8 se retrase más de lo previsto.

El iPhone 8 está generando más expectativas de lo normal, y eso es decir mucho cuando hablamos de iPhones; todo indica que Apple hará borrón y cuenta nueva con un dispositivo muy diferente a los actuales. Se habla de una cámara delantera que permitirá selfies en 3D, una pantalla OLED curva, y recarga inalámbrica.

El efecto colateral de tanta innovación respecto a modelos anteriores es que es más probable que algo salga mal. Cuando tienes que meter todo tipo de tecnologías que nunca has usado en un formato completamente nuevo, es inevitable que haya algo que no encaje.

Nuevo lector de huellas dactilares por ultrasonidos

Por ejemplo, una de las novedades que ahora se están rumoreando es un nuevo sistema de identificación personal; en vez de depender de Qualcomm o de Synaptics, Apple quiere fabricar su propio lector de huellas dactilares.

Usaría tecnología de ultrasonidos en vez de un sensor capacitivo como el usado hasta ahora. Sabemos que el nuevo iPhone contaría con una “Touch Bar” en la parte inferior, una zona táctil con botones virtuales; ahí es donde iría integrado el nuevo lector.

Eso le permitiría una mayor flexibilidad en el diseño; ya que no estaría limitada por las características y el espacio que ocupan las alternativas del mercado actual. Lo malo es que supone otra cosa más que Apple tiene que diseñar, desarrollar y fabricar, otra cosa más a tener en cuenta.

El lanzamiento del iPhone 8 no llegaría hasta octubre

Por todo esto, el objetivo en estos momentos es retrasar el lanzamiento del iPhone 8 hasta al menos el mes de octubre; las fábricas recibirían los pedidos en septiembre, por lo que irían a contrarreloj para saciar la demanda.

Aunque en estos momentos las especificaciones del iPhone 8 probablemente estén terminadas, Apple no puede simplemente enviarlas a fabricar; tiene que haber un periodo de prueba, durante el que se fabricarán varios prototipos funcionales. Unos prototipos que probablemente acabarán filtrados en la red, como suele ocurrir.

Apple tiene que dedicar al menos unas semanas, sino meses, a probar todas las nuevas tecnologías que ha elegido. Aunque estemos sólo en marzo, Apple está ahora mismo trabajando como si fuese a lanzar el móvil mañana.

Te puede interesar
  • Peter

    Lo mismo paso con el Galaxy “Bomb” Note 7 y por las prisas terminaron con su prestigio

  • Astur

    YA veréis cuantas de esas cosas se cumplen: pantalla OLED e ya

3 de 10