Omicrono, la tecnología de El Español

Cliqz es el navegador centrado en la privacidad que puede marcar el camino de lo que está por llegar.

La batalla por la privacidad en Internet se está recrudeciendo; las mínimas garantías que los internautas teníamos están desapareciendo poco a poco. El caso más reciente lo vimos ayer, cuando el Senado de los EEUU votó para que los operadores pudiesen vender los datos de sus usuarios.

Que cada uno se proteja su privacidad como bien pueda

Es inevitable que veamos casos similares en el resto del mundo; las grandes compañías, desde operadoras hasta gigantes de Internet, han descubierto que es una fuente de dinero fácil y continua. En esta tierra sin ley, al usuario no le queda más remedio que protegerse por su cuenta.

Cliqz es una muestra de cómo está cambiando el sector; de cómo la privacidad y la protección del usuario dejarán de ser aspectos opcionales, y pasarán a convertirse en algo indispensable. Y todo gracias a que el pasado febrero esta startup alemana compró Ghostery, la popular extensión de privacidad para Chrome y Firefox.

De Ghostery ya hemos hablado en un par de ocasiones en OMICRONO; es una extensión que bloquea las peticiones a servidores externos, potencialmente usadas para seguirnos el rastro por la web. Es una extensión que ha recibido los elogios de Edward Snowden, así que poco más podemos decir de la seguridad que ofrece.

Cliqz, el navegador centrado en la privacidad con todo preinstalado por defecto

Gracias a esta inversión, el navegador Cliqz (basado en Firefox) ahora cuenta con la tecnología anti-rastreo de Ghostery incorporada, además de otros añadidos; no tenemos que hacer nada, con el navegador recién instalado ya tenemos todo lo necesario para navegar de manera segura.

El menú que se abre con el botón de al lado de la barra de dirección reúne todo lo que podamos necesitar. Para empezar, podemos ver si está funcionando el anti-rastreo de Ghostery, y cuántas peticiones ha bloqueado.

Justo al lado tenemos la opción de activar el bloqueador de anuncios; está desactivado por defecto ya que Ghostery se encargará de bloquear la publicidad maliciosa, pero podemos activarlo si así lo consideramos.

Cliqz también tiene incluido un detector de phishing; es decir, que detectará páginas que se hacen pasar por otras, con el objetivo de conseguir nuestros datos. Además, el navegador solicitará páginas por HTTPS siempre que sea posible, por lo que nuestra conexión estará cifrada.

La privacidad no es el único punto fuerte de Cliqz. También presume de una búsqueda inteligente, que presenta contenido que nos puede interesar conforme escribimos; lamentablemente, sólo es compatible con algunos idiomas. Ese problema se extiende al programa en sí, que cuenta con una interfaz en inglés, alemán o francés, pero no español.

Cliqz es un navegador basado en Firefox que nos ahorrará tener que buscar herramientas para protegernos en Internet; aunque podemos conseguir exactamente lo mismo instalando extensiones (Ghostery, un adblock, HTTPS Everywhere…), la tendencia del sector será la de incluir estas herramientas siempre por defecto.

Cliqz está disponible para Windows, Mac, iOS y Android.

Descarga Cliqz

Te puede interesar
2 de 8