Omicrono, la tecnología de El Español

El grupo PSA (Peugeot y Citroën) ha anunciado las pruebas por ciudad de sus vehículos autónomos con el objetivo de lanzarlos al mercado en 2020.

El consorcio automovilístico que engloba a Peugeot y Citroën (PSA) ha anunciado que va a comenzar las primeras pruebas de calle y con conductores no profesionales del programa AVA de vehículos con conducción autónoma con el que buscan que esta tecnología sea accesible al mayor número de usuarios posible.

Los test, que se realizarán en las calles de París, tienen como objetivo poner a prueba los sistemas de automatización de nivel 3 (sin ojos) y 4 (mente fuera). Una tecnología que esperan poner en el mercado a partir de 2020.

PSA también ha asegurado que antes de esa fecha (2018) esperan lanzar sistemas de ayuda a la conducción menos avanzados y que por lo tanto requieran de la supervisión del conductor. Estos sistemas estarían dentro del nivel 2 y podrían mantener el coche dentro del carril, regular la velocidad y frenar para no acercarse a otros coches.

Aunque todavía no se ha hecho oficial, estos sistemas de conducción autónoma también podrían llegar a Opel tras la reciente incorporación de la marca al grupo PSA.

Los fabricantes se suman a la carrera los vehículos autónomos

Puede que en blogs como Omicrono nos centremos en los coches autónomos de las grandes tecnológicas como Tesla, Google, Apple o Uber pero lo cierto es que los fabricantes de toda la vida también están trabajando duro para lanzar sus propios vehículos autónomos.

Al anuncio del grupo PSA (Peugeot, Citroën) hay que unirle el de la alianza franco japonesa formada por Renault y Nissan que han elegido el Renault Zoe como conejillo de indias para su sistema autónomo y además han estado trabajando con DeNa (empresa que ha ayudado a Nintendo con juegos como Super Mario Run) para crear un servicio de coches comerciales autónomos.

Más al norte, en alemania BMW, Audi, Volkswagen y Mercedes-Benz también han anunciado sus distintos proyectos y prototipos para eliminar la necesidad de un conductor. Incluso General Motors se ha acabado aliando con la compañía de transporte privado Lyft para desarrollar la misma tecnología.

6 de 10