Omicrono, la tecnología de El Español

Con motivo del 28 aniversario de internet Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web, ha escrito una carta abierta con los tres hechos que más le preocupan: perdida de privacidad, noticias falsas y la publicidad.

Internet ha calado tanto en nuestras vidas que a día de hoy es difícil imaginar un mundo en el que no exista. Sin embargo, con sus 28 años recién cumplidos todavía lleva el carnet joven en el bolsillo. De ahí que todavía no sólo tenga una larga vida por delante si no que tenga mucho que mejorar. Especialmente en una época tan convulsa en lo que a seguridad y ética se refiere.

Pocas personas se encuentran más capacitadas para reflexionar sobre el pasado, presente y futuro de la World Wide Web que su padre, Tim Berners-Lee. El cual ha publicado una carta abierta con los tres hechos que más le preocupan.

1. Hemos perdido el control de nuestra información personal

En los últimos años los usuarios hemos optado por pagar servicios con nuestra información personal (aceptando términos y condiciones que nadie lee) en vez de con dinero. Algo que al principio parecía mucho más ventajoso pero que a la larga puede salirnos más caro. O al menos así lo ve Tim Berners-Lee. “Puede que no nos importe que se recopile algo de información a cambio de servicios gratuitos, pero no estamos viendo el truco” asegura.

Hemos perdido el control directo de nuestra información, no podemos elegir cuándo y con quién compartirla. Es más, a menudo no tenemos ninguna manera de dar a conocer a las empresas qué información preferiríamos no compartir.

Pero para Berners-Lee esta recopilación de información generalizada por parte de las empresas tiene otros impactos. “A través de la colaboración -o coacción- con empresas, los gobiernos también observan cada vez más todos nuestros movimientos en línea, y con la aprobación de leyes extremas que atentan contra nuestros derechos a la privacidad” asegura.

En regímenes represivos es fácil ver el daño que puede causar (monitores opositores) pero incluso los gobiernos que miran por el bien de sus ciudadanos “van demasiado lejos todo el tiempo”. Un hecho que tiene “un efecto negativo sobre la libertad de expresión” y que evita que la web se use como un espacio donde debatir y explorar asuntos importantes.

2. Las noticias falsas

Tim Berners-Lee también se ha mostrado muy preocupado con las noticias falsas. Una lacra de la que culpabiliza a unas redes sociales y motores de búsqueda que sólo se centran en mostrarnos en lo que creen que haremos clic.

Las noticias falsas, diseñadas para apelar a nuestras preferencias se esparcen como un reguero de pólvora” asegura, quedando los bots y algoritmos de estos servicios en manos de aquellos que pretenden engañarlos para difundir información errónea y obtener beneficio económico y político.

3. La falta de transparencia de algunos anuncios

Por último, y después de una de las elecciones más polémicas de los últimos años, Tim Berners-Lee ha mostrado su preocupación por los anuncios online y el uso que se les dieron en campaña. Cada vez más ciudadanos se están informando únicamente a través de redes sociales lo que, unido a la información personal que albergan estas plataformas, permite elaborar anuncios ultradirigidos.

Una fuente sugiere que durante el periodo electora estadounidense de 2016, diariamente se presentaban hasta 50,000 variaciones de anuncios en Facebook” asegura Berners-Lee, “y, además, hay sugerencias de que algunos anuncios políticos se están usando de maneras poco éticas –para dirigir a los votantes a sitios de noticias falsas, por ejemplo, o para hacer que potenciales votantes se mantengan alejados de las urnas”. Algo que permite que un mismo candidato comunique cosas completamente diferentes (y en algunos casos contradictorias) a cada grupo social.

6 de 9