Omicrono, la tecnología de El Español

Toda la vida pensando que Elon Musk sería nuestro Iron Man de carne y hueso y resulta que es un tipo de Gran Bretaña.

Todavía recuerdo el día que fui a ver Iron Man al cine. Desde esa tarde lo único que quise en mi vida es poder volar alguna vez en un traje como el de Toni Stark. Aunque he de decir que por aquel entonces (2008) yo era un adolescente de 15 años bastante impresionable. Sea como fuere, sabía que la cosa iba a estar difícil por muchos años que viviera. Sin embargo, parece que el sueño de un traje volador propulsado por motores de reacción está más cerca de cumplirse de lo que creía.

Todo gracias a Richard Browning, un ingeniero aeronáutico de Gran Bretaña que se encuentra tras Gravity, un traje volador inspirado en el propio Iron Man. El traje en cuestión cuenta con seis motores a reacción en miniatura y de momento tiene la capacidad de elevar a un hombre adulto varios metros sobre el suelo.

El traje de Iron Man que siempre soñé

¿No me digáis que el vídeo y los test no os recuerdan a los primeros prototipos y vuelos que Tony Stark realiza en su mansión?

Aunque todavía está en fase de pruebas el traje ha avanzado bastante desde las pruebas iniciales y la compañía espera poder volar a varios miles metros de altura y durante largos periodos de tiempo en un futuro. “El traje tiene potencia suficiente como para ir a centenares de millas por hora”, asegura Browning a Venturebeat, “aunque la seguridad es nuestra primera prioridad. Hemos desarrollado el traje para ser fiable, estable y altamente capaz a baja altitud, a altas velocidades y capaz de ejecutar movimientos precisos. Estamos desarrollando rápidamente cada parte del sistema para conseguir unos objetivos extraordinarios”.

Hasta ahora habíamos visto jetpacks y propulsores acuáticos pero ninguno se acercaba tanto al traje de Iron Man como este prototipo de Gravity.

Te puede interesar
9 de 9