Omicrono, la tecnología de El Español

La pasarela de pago que trata de revolucionar la industria del comercio electrónico ha llegado por fin a España de la mano de Amazon.

Amazon Pay es la nueva solución con la que el gigante del comercio electrónico pretende controlar los pagos vía Internet. Ya no solo quiere dominar todo lo que es venta online dentro de su portal web, sino que también quiere llegar a toda la red. Sería algo así como el nuevo PayPal.

Uno de sus primeros grandes clientes será Vueling. En un futuro (próximo, aún no se sabe cuando) pasarán a incluir la nueva pasarela de pago con la que podremos pagar mediante nuestro usuario y contraseña de Amazon. Vueling sería, en teoría, la primera aerolínea en incluir este método de pago en toda Europa.

Pero Amazon Pay no es nada nuevo: ya tiene 33 millones de usuarios distribuidos alrededor de 170 países. La novedad es que ahora, por fin, llega a España. El crecimiento que está teniendo Amazon Pay en otros países es brutal: se duplica cada año, según palabras del propio CEO.

Un proceso de pago más rápido y más confiable

Amazon Pay

Ya no solo quieren controlar lo que venden en su web, sino lo que se vende en Internet

Así que ya no solo venden libros electrónicos, como hacían al principio, sino que ahora también se dedican a hacer que tengas una mayor confianza a la hora de comprar en webs de terceros y que además el proceso sea mucho más rápido.

Las pasarelas de pago de hoy en día, exceptuando a PayPal, son muy lentas de usar (debido, en gran parte, a que deben asegurar que la transacción no sea fraudulenta). Esta es una de las grandes ventajas que ofrece Amazon Pay frente al resto: tan solo tendremos que iniciar sesión con el botón (como si iniciásemos sesión en Gmail en cualquier web) y Amazon se encargará de mediar entre el cliente y el proveedor.

Botón para pagar con Amazon Pay

No solo conseguimos una mayor sensación de seguridad al realizar un pago en una web de un tercero, sino que esa sensación es real. Y es que el tercero no recibirá nunca tus datos bancarios. Solamente Amazon tendrá acceso a esos datos tan sensibles.

El portal en el que hayamos adquirido algo simplemente recibirá un pago de forma posterior a que la transacción haya resultado satisfactoria y en caso de que ninguna de las dos partes haya reclamado por faltar al contrato de compra. Es decir, que seguimos teniendo la misma seguridad de que si algo no es como debería ser, nos devuelven el dinero, tal y como ocurre (o al menos es así en la mayoría de las veces) con los vendedores externos de Amazon. Sí, hablamos de la Garantía de la A a la Z.

Dónde podemos usar Amazon Pay

Para usar este servicio se tienen que dar dos condiciones: Amazon Pay debe estar integrado con la web en la que vayamos a comprar algo; debemos tener activa nuestra cuenta (el enlace de abajo). Si la web en la que queremos comprar no está implementado este sistema, obviamente no podremos realizar el pago mediante esa pasarela.

Activar Amazon Pay

Cualquiera podría implementar este tipo de pagos si tuviese una tienda online. Tan solo tenemos que registrarnos como vendedores, seguir el proceso, y voilà. Una vez tengamos acceso al programa, simplemente tendremos que implementar la API en nuestra web. Por el momento las comisiones con las que trabajan son de 0,35 euros más un 3,4% del total.

13 de 13