Omicrono, la tecnología de El Español

Empiezo estas líneas escribiendo desde el iPad. La razón, es que me siento cómodo haciéndolo, y esto refleja exactamente lo que significa el nuevo iPad, para mi y para cualquier comprador: Es la cumbre de la era post-pc.

Apple ha renovado su iPad. Ahora sólo se llama iPad 2017, y ha eliminado de su catálogo al iPad Air, y seguramente termine haciendo lo mismo con el iPad Mini. Sólo habrá dos líneas de producto, al igual que con los Macbook: los iPad y los iPad Pro.

No me interesa hacer un desglose de características técnicas de este iPad, que en realidad no es ninguna revolución en cuanto a potencia o nuevas funciones, si no que sus grandes logros destacan por tres sencillos puntos.

Primer logro: El precio

El nuevo iPad cuesta 399€, 80 euros menor que anteriores iPad y eso es un gran logro para un producto de la calidad del iPad. Es difícil ver a Apple recortar precio para buscar un producto con un equilibrio en calidad y precio, pero a veces lo hace, y lo consigue.

Hay muchas tablets más baratas, pero ni se le asemejan en calidad de materiales, potencia, prestaciones, ecosistema y funcionalidad. También las hay más caras, y sin embargo, no son netamente mejores, si acaso, pueden albergar funciones extra que para ciertos usuarios sean ideales para su uso, pero el iPad apunta al gran público, a todo el mundo, y a revitalizar el mercado de las tablets, que se ha visto frenado en los últimos años por su poca consistente base funcional que aún sigue resonando:

¿Y esto para que me vale exactamente?

Gracias al paso de los años hemos podido comprobar como la vida útil de una tablet es extensa, y por esa razón, invertir 399€ en un producto que puede durar al menos cinco años, es muy buena compra, porque si de algo puede presumir el iPad es de envejecer muy bien y de apenas notar fatiga. El precio, al final, es algo que se acaba pagando en el largo plazo.

Segundo logro: Aplicaciones y software

Es un clásico, un tópico mencionar que el iPad tiene el mayor número de aplicaciones adaptadas a tablet, o que el Sistema operativo está refinadísimo (no siempre fue así, los primeros años, iOS para iPad dejaba mucho que desear) y funciona con la estabilidad que se busca para un producto de ocio o como ordenador (si, has leído bien, ordenador, pero obviamente no para quien busca un ordenador, si no para el consumidor que sólo necesita algunas cosas que antes tenía que hacer en un ordenador y ahora ya no)

La Multitarea

No es ninguna novedad pero hay que destacar que la multitarea del iPad es simplemente extraordinaria. Por su sencillez de uso, polivalencia y productividad. Podemos escoger entre tener dos aplicaciones ocupando 1/2 de la pantalla o bien tener una ocupando 1/3 y la otra aplicación los otros 2/3.

Cambiar entre aplicaciones en las ventanas de la multitarea es aún más fácil y sencillo que la multitarea nativa de iOS. Tener más de dos aplicaciones, no sería muy útil salvo muy muy puntuales ocasiones, así que la simplicidad en todo su funcionamiento es una ventaja incomparable. El problema es que no todas las aplicaciones están adaptadas para la multitarea.

Touch ID y Servicios

Tampoco es una novedad, pero añadir un sensor biométrico de seguridad a un iPad de 399 euros es un logro, sobre todo si este iPad aspira a ser ese “ordenador” Post PC para mucha gente.

El iPad tampoco renuncia a muchas de las funciones de iOS, como los Live Photos, Siri (cada vez más potente, aunque se espera una gran renovación para este mismo año, que espero que este iPad adopte). Las prodigiosas funciones de accesibilidad (es un nicho de mercado, si, pero todo suma) Apple Pay y Wallet, o aGPS para el modelo LTE, que es el que Apple nos ha cedido para la prueba.

Y el resto del ecosistema de Apple de servicios, que no voy a enumerar porque todos ya conocemos.

Suena todo una gran obviedad sin novedades, pero en el fondo de toda esa suma de cosas que parece que existen desde siempre y están, suman, y hay que mencionarlas porque conforman esa gran red de servicios anexos que enriquecen un dispositivo mas allá de los componentes que tenga.

Tercer Logro: Ser el iPad y ser igual

Los detractores de Apple, que lo son en muchas ocasiones, por repetir siempre los mismos tópicos, dirán que el diseño del iPad es el mismo, y que no innova, sin embargo, si un diseño industrial funciona y además se le puede hacer avanzar tecnológicamente sin variar mucho su origen, estás haciéndolo bien.

La gente ya sabe como es, cómo funciona, está familiarizada con él. Obviamente este componente no tiene nada de tecnológico, pero funciona en los compradores, y desde el punto de vista del diseño, es un acierto.

El Sistema operativo permanece muy similar, todo está donde la gente ya sabe que está porque casi todo el mundo ha tenido ya alguna experiencia con iOS. Lo que puede parecer un defecto, es en realidad una virtud para muchísima gente.

El iPad en el día a día

El uso del iPad puede ser muy variado según para quien sea, y de esa polivalencia nace el éxito de las tablets en general, y del iPad en particular.

  • No es un dispositivo para trabajar de forma profesional, pero puede ser un apoyo para profesionales, sea del ámbito que sea. Pesa la mitad que los ordenadores más ligeros del mercado y en su versión LTE ya tienes la conexión en movilidad. Además, para muchos trabajos, que la interacción sea táctil es más cómodo que a punta de ratón o trackpad.
  • No es un ordenador, pero para muchísima gente hace todo lo que antes hacían con un ordenador y necesitan, evitándose tener un ratón, un teclado, una pantalla y una torre, y por supuesto con el extra de la movilidad.
  • Si, básicamente es un smartphone, pero con una pantalla grande y una batería superior que te permiten hacer otro tipo de labores con más facilidad y comodidad. Ver Facebook, jugar a Clash Royale o contestar correos y rellenar excel, parecen cosas sencillas, pero en el fondo son las que llenan nuestro ocio y ámbito social, son la razón por la que tenemos smartphones, así que no hay que menospreciar quien usa sus dispositivos para cosas tan “banales” y si además le apetece hacerlo en tamaño grande, porque simplemente, se disfruta más.

El tacto del iPad es agradable, de hecho el tipo de aluminio de su construcción tiene un acabado con cierta rugosidad muy leve que le proporciona mejor agarre y una sensación más cálida en la mano.

El ancho de los marcos no podría calificarlo de otra forma que de perfectos. Ni mucho, ni poco, los justos para evitar toques innecesarios.

La cámara hace fotos decentes y la cámara frontal para hacer videollamadas simplemente cumple, que no es poco.

La batería del iPad es enorme, y es una de las grandes bazas de tener una tablet. Además de un gasto muy contenido en uso, en reposo puede tirarse días y días gastando lo mínimo, para que siempre esté disponible.

Ponerme a relatar mi flujo de trabajo o de ocio con el iPad sería inútil porque hay tantos usos diferentes como personas, pero la realidad común es que al final se impone el iPad en todos aquellos momentos en los usamos el smartphone estando en un sitio quietos. Desayunando podemos consultar noticias y correo, o ver la TV o una serie.

En el sofá podemos estar jugando o escribiendo (fisgando) en Facebook. Podemos editar fotografías (Pixelmator es una aplicación excepcional que vale cada uno de los 5 euros que cuesta) o un sinfín de actividades, tantas como aplicaciones. Y recalco que el tamaño de pantalla importa, para quien aún vea que es un smartphone grande. Si, lo es, pero gracias a una pantalla grande las cosas se pueden hacer mejor, más cómodo y de una forma más natural.

Safari (el navegador web del iPad) funciona excepcionalmente bien en páginas pesadas y que en móviles no terminan de funcionar, en el iPad se ven y funcionan con rigurosa fluidez. (Whastapp web por ejemplo)

El iPad no es un dispositivo indispensable si necesitas un ordenador con un sistema operativo donde instalar programas profesionales.

Sin embargo, un iPad siempre se disfruta y es en muchos casos el ordenador de una casa, la videoconsola, la segunda televisión para niños y adultos y una herramienta de apoyo al trabajo muy valiosa.

Lo malo del iPad: 6 cosas a mejorar

He preferido reunir en un penúltimo apartado todo lo malo del iPad, que aunque no es mucho porque me parece un gadget extraordinario, siempre hay cosas mejorables pese a ser, como creo, la cumbre de la era post-pc, esa en la que la mayoría de la gente no necesita un ordenador, si no que con una tablet les sirve, y que no se vea esto como un empobrecimiento de las funciones disponibles para un usuario, si no como una mejor adaptación a las necesidades de la sociedad actual.

  • El Sensor Touch ID podría ser más rápido. Se nota lento comparado con casi cualquier smartphone competente con similar sistema de seguridad.
  • Muchas aplicaciones no están adaptadas para la multitarea de pantalla doble.
  • La gestión de archivos internos sigue siendo a día de hoy un infierno en iOS, y es una estúpida lacra que Apple debería quitarse de encima abriendo un navegador de archivos en condiciones, y sin medias tintas.
  • En exteriores la pantalla sufre, y provoca muchos reflejos. La calle no es su ámbito natural, pero si se da esa circunstancia, lo pasaremos mal para ver en condiciones de cierta luz.
  • La posición de los botones de volumen no es la ideal. Colocarlos en la misma posición que un iPhone que casi siempre se usa en vertical tiene poco sentido si el iPad casi siempre se usa en horizontal, y las smart cover se anclan por el lado opuesto, quedando los botones siempre aplastados contra el suelo y haciendo muy difícil su manejo.
  • El tiempo de carga de la batería es muy lento. Es una batería grande, claro y eso supone más tiempo de carga, pero hay tecnología de sobra para que pudiera tener una carga rápida incorporada.

La era Post-PC

Hace cinco años se veía venir la llegada de la era post PC, y hoy por fin hemos llegado al punto de partida, este iPad es la cumbre desde la cual se puede divisar el futuro, en el que los ordenadores quedan relegados al ámbito más profesional y las tablets ya tienen la suficiente potencia y solvencia como para llenar lo que el usuario medio necesita y cubrir sus necesidades en la era digital.

Es el mejor iPad que se puede esperar. Tiene un precio muy bueno para la calidad que ofrece. Es la mejor tablet del mercado, con permiso del iPad Pro. Es muy recomendable su compra.

Me cuesta mucho como analista otorgar a un producto un grado de excelencia tal como el que describo, pero me es imposible no ser honesto y decir lo que creo y es que es un producto extraordinario en su genial sencillez.

El único escollo es su naturaleza como producto y el hueco que puede llenar en cada usuario. Para algunos una pequeña parte, la comodidad de un dispositivo a medio camino entre su ordenador y su smartphone, que fagocitará parte del tiempo que usamos ambos, para otros será como ya he dicho, su ordenador  y su dispositivo central, y para un último grupo, simplemente será un dispositivo caro, grande y que no hace nada que no haga ya un móvil.

La tecnología nunca debería ser una herramienta absoluta e indispensable. No lo es el iPad y no lo debería ser nada, así que en ese gran abanico de gustos, preferencias y necesidades, cada uno debe saber lo que necesita.

  • Astur

    post-pc… te meto un meco que te reviento XD

    • Nacho

      Astur, ¿eres capaz de escribir sin amenazar o tu mermada capacidad intelectual no te lo permite?

      • Astur

        mi mermada capacidad no lo permite

  • Iván

    Mencionar que además de estar de acuerdo con Paolo, si tienes los usos que describe en el análisis pero al igual que yo buscas usar mucho el tablet en exteriores, el iPad Air 2 sigue siendo una excelente opción (que ronda 430 por Amazon). Su capa antirreflejos se nota en el día a día

  • Francisco Rodriguez

    Yo que quieren que les diga. Creo que Apple hace productos sencillamente extraordinarios. El interfaz táctil es sobresaliente, la facilidad de uso extraordinaria. Además es todo muy bonito, hecho con gusto. Son caros, es el único inconveniente.

  • Xavier

    “Innovar” en el diseño lo único que consigue es que los productos no alcancen un estatus mítico como los diseños de apple y además que se vean anticuados y se desvaloricen antes. Los diseños de apple duran muchos años sin cambiar y eso hace que mantengan su valor. Yo tengo un mac de hace 5 años que sigue exactamente igual y por eso mantiene un 50% de su valor. No es ningún defecto sino una de las ventajas ignoradas de apple.

1 de 5