Omicrono, la tecnología de El Español

El fin del entorno Unity en Ubuntu es tal vez la conclusión más lógica a la que podría haber llegado el ambicioso proyecto.

En el escritorio, no existe una distro Linux más popular que Ubuntu; incluso gente que nunca ha usado Linux reconoce ese nombre.

Es cierto que ya no es el sistema basado en Linux más usado (esa distinción la tiene Android); pero eso no quita que en la actualidad millones de usuarios sigan usando una distro que en su momento soñó con enfrentarse a Windows.

El gran proyecto de Ubuntu que nunca llegó

La situación tal vez no es tan optimista como antes; ya no se habla tanto de Ubuntu, ni de Linux en el escritorio en general. En concreto, un servidor lleva ya un par de años con dificultades para sacar algo interesante cada vez que sale una nueva versión de Ubuntu.

El motivo de esta falta de desarrollos es que Canonical, la organización detrás de Ubuntu, estaba centrando todo su presupuesto y personal en un gran proyecto: hacer de Ubuntu una plataforma para móviles y ordenadores.

Para ello, desarrolló la octava versión del entorno de escritorio Unity, capaz de cambiar entre una interfaz móvil y de escritorio; la llamada “convergencia” permitiría usar nuestro smartphone como un ordenador.

Ahora ha quedado claro que Ubuntu Phone no seguirá recibiendo actualizaciones; y que el desarrollo de esta plataforma seguirá siendo largo y costoso. Así que Canonical ha tomado la única decisión lógica.

Adiós al entorno Unity en Ubuntu

Canonical ha anunciado que el desarrollo del entorno de escritorio Unity 8 no continuará; en vez de eso, de cara al 2018 todo el trabajo se centrará en volver al entorno Gnome y en centrarse en otros desarrollos relacionados con la nube.

Ubuntu 18.04 LTS, la versión que llegará en abril de 2018, será la primera que abandonará completamente Unity y usará Gnome; este es el entorno que Ubuntu usaba en sus principios, si bien con algunas modificaciones.

Lo mas probable es que Ubuntu 18.04 no tenga el escritorio Gnome por defecto, sino uno modificado con el estilo ya tradicional de Unity.

Ubuntu se centra en la nube, pero no abandonará el escritorio

Canonical no oculta que la decisión es invertir en las áreas que realmente están creciendo; y a día de hoy, eso es la nube y el Internet de las Cosas.

Es en estos sectores donde Ubuntu ha conseguido más logros en los últimos años; con versiones diseñadas especialmente para aprovechar este tipo de hardware.

En Internet, una buena proporción de servicios en la nube, tanto públicos como privados, dependen de Ubuntu; además, es clave en el desarrollo del Internet de las Cosas, desde coches a robots.

Eso no significa que el escritorio vaya a ser abandonado. El Ubuntu que tan bien conocemos y amamos seguirá vivo; Canonical se ha comprometido a continuar produciendo nuevas versiones, a mantener las versiones LTS y a continuar la distribución.

Por lo tanto, estamos ante el final de una era para Ubuntu, y para Linux en general. Ya no sirve de mucho pensar qué hubiera pasado si Canonical hubiese usado los recursos de Unity 8 en otras cosas; lo pasado, pasado está, y es mejor para la comunidad que Ubuntu siga adelante.

Te puede interesar
6 de 15