Omicrono, la tecnología de El Español

El kit de desarrollo de Project Scorpio ha visto la luz, y tiene un aspecto interesante.

Tengo una insana obsesión con los kit de desarrollo de videoconsolas. Son dispositivos ideados para que los desarrolladores tengan algo con lo que trabajar; el hardware es muy parecido al de la consola final, y además suelen incluir herramientas de desarrollo.

Pero a primera vista lo que más llama la atención es el diseño; en ocasiones no se oculta que son ordenadores normales y corrientes, y en otras reciben carcasas espectaculares.

Un diseño sobrio para el kit de desarrollo de Project Scorpio

Para su nueva consola, la Project Scorpio, Microsoft ha decidido tirar por el lado sobrio y elegante. La carcasa no tiene muchas florituras, usa sólo blanco y negro y se parece más a un ordenador que a otra cosa.

Esta puede que sea una decisión de diseño consciente; si la comparamos con la Xbox One S en blanco, el rediseño lanzado el año pasado, está claro que no hay muchas diferencias.

Si Microsoft decidiese lanzar la Scorpio con un diseño parecido con algunas modificaciones, no me sorprendería. Tal y como está, da la sensación de ser un equipo más potente, más serio.

Una máquina de juegos con herramientas para la programación

No hay nada superfluo ni innecesario, es una máquina de juegos y punto. Y personalmente, aprecio eso; aunque evidentemente, de gustos no hay nada escrito.

Si analizamos las imágenes, nos encontramos con detalles muy interesantes. Tal vez el más obvio sea la pantalla del frontal; es poco probable que el modelo final la incluya, porque muestra información relacionada con el rendimiento del software.

La pantalla muestra:

  • A cuántos frames por segundo va el juego. 60 fps es la cifra idónea en consolas.
  • La tasa de transferencia en memoria; esto muestra cuándo el juego está accediendo a nuevos datos, y puede revelar cuellos de botella.
  • El porcentaje de uso del procesador. Como la Scorpio tiene un procesador de ocho núcleos, podemos ver ocho pequeños gráficos de uso.

Con todos estos datos, los programadores pueden optimizar su juego para el nuevo hardware. Aunque hay que aclarar que este kit de desarrollo es más potente que la consola final.

Recordemos que la Scorpio podrá ejecutar todos los juegos de Xbox One sin problemas; los desarrolladores tendrán la opción de parchear sus juegos para que aprovechen la mayor potencia disponible.

4 de 11