Omicrono, la tecnología de El Español

Con esta mesa de Pong real tendrás el entretenimiento perfecto para las visitas; aunque no te saldrá barata.

Parece mentira que hace ya casi un año que hablamos en Omicrono de esta mesa de Pong; es de esos proyectos que causan impresión, eso seguro.

Pong, el clásico con el que no te puedes equivocar

El concepto de la mesa es simple pero muy inteligente al mismo tiempo; como su nombre indica, está basada en el clásico videojuego Pong de Atari.

Su jugabilidad fue copiada hasta la saciedad por lo adictivo que puede llegar a ser; sobre todo cuando nos enfrentamos a otro jugador. Y todo, pese a (o gracias a) los simplistas gráficos; que sólo representan líneas para las paletas y punto para la “bola”.

Por eso no es de extrañar que Pong haya sido adaptado a todo tipo de dispositivos, incluidas mesas. Pero en vez de poner una pantalla a una mesa y ejecutar Pong en un emulador, las mentes pensantes detrás de este proyecto tuvieron una idea más interesante.

Una mesa de Pong que va más allá del videojuego original

En esta mesa de Pong, las paletas y la bola son objetos físicos que podemos mover con los controles; es sorprendentemente similar al videojuego original, pero al mismo tiempo es diferente.

En el interior de la mesa, una serie de motores e imanes se encargan de mover los elementos del juego, incluida la bola; otra opción podría haber sido que la bola se moviese libremente, pero entonces la jugabilidad cambiaría demasiado respecto al original. Usando imanes, se aseguran de que todo se mueve como en el original.

Unas luces LED se encargan de seguir la puntuación, además de mostrar un reloj para que no nos olvidemos de que está pasando el tiempo.

Aunque no incluye sonidos, podemos conectar un dispositivo por Bluetooth para reproducir nuestra propia banda sonora. Un dispositivo que podemos recargar con los puertos USB includos.

La mesa se hizo viral después de que sus creadores publicasen un vídeo en Youtube. De hecho, las reacciones fueron tan numerosas que decidieron fabricarla y venderla.

Faltan sólo cuatro días para el final de la campaña de Kickstarter, y el proyecto está a punto de conseguir la meta de recaudación. Eso parece extraño, pero hay un buen motivo por el que no se han reservado tantas meses; por su precio.

Para conseguir una mesa de Pong tendremos que aportar un mínimo de 1100 dólares; y si te parece caro, que sepas que es un gran descuento porque se espera que el precio final alcance los 1690 dólares. Y todo eso, sin impuestos incluidos.

Desde el principio estaba claro que no era un proyecto barato, claro. Además, ¿qué son unos miles de euros cuando puedes presumir tanto?

  • Giorgio Mikaelo

    X2

  • jose luis

    es asombroso si mi opinión es valida ustedes me informaran, pong en una de las atracciones mas importante que hemos visto y será una futurística mirada a la electrónica y a la fabricación de utensilios en la formas, de auditoria para ambos fabricantes.

4 de 5