Omicrono, la tecnología de El Español

La colocación de Touch ID en el nuevo iPhone está sacando de quicio a Apple; es muy posible que no consiga hacer realidad el concepto inicial.

Ya se sabe tantísimo del nuevo iPhone 8 (o iPhone X), que a estas alturas no parece que nada nos vaya a sorprender; sin embargo, es posible que uno de los rumores con mayor fuerza hasta ahora no se haga realidad, y no porque Apple no quiera.

Ya no hay sitio para el sensor de huellas en el frontal de los móviles

Está bastante claro que la pantalla del iPhone 8 será del mismo estilo que la del Samsung Galaxy S8 (y del mismo fabricante); es decir, que ocupará la mayor parte del frontal del dispositivo. El tamaño del móvil no cambiará, pero la pantalla será más grande de esta manera.

Eso suena muy bonito, pero ¿qué hay del lector de huellas dactilares de Touch ID? Samsung se encontró con la misma duda, y su solución fue como mínimo curiosa; lo puso en la trasera del dispositivo, justo al lado de la cámara. Una localización que no es perfecta, y que ya se ha llevado algunas críticas.

Pero como tradicionalmente la localización de Touch ID ha sido el frontal, Apple quería continuar esto; y para conseguirlo, desarrolló nuevas tecnologías biométricas que funcionasen incluso bajo el cristal de la pantalla.

El nuevo dispositivo usa rayos infrarrojos para detectar las huellas dactilares de los usuarios; por lo tanto, sólo tendríamos que poner el dedo encima de la pantalla, en la misma zona de siempre. Sólo con eso el sistema nos reconocería.

El Plan B para Touch ID en el nuevo iPhone

Pero eso era demasiado bonito para ser cierto, aparentemente. Según los últimos rumores, Apple está sufriendo verdaderos problemas en integrar este lector de huellas en la pantalla; hasta el punto de que ya ha iniciado el Plan B.

El Plan B consiste en simplemente llevar el lector de huellas a la parte trasera del dispositivo; así lo revela una nueva fotografía del diseño de la carcasa trasera del nuevo iPhone. Una solución simple, pero efectiva en el sentido de que al menos así el sensor funciona.

No deja de ser decepcionante, ya que la posición del lector es muy parecida a la de muchos móviles con Android. Teniendo en cuenta que se espera que el precio del iPhone supere los 1000 dólares, es extraño ver una solución tan simple. ¿Tendremos que esperar al iPhone 8s?

  • Hecfuca

    Si dependiera de mi lo pondría en la manzana, ya está ahí y no desentonaría.

    • Themoigt

      Pense exactamente lo mismo

    • raul

      Claro, que hagan un poco más grande el hueco hasta que quepa el dedo y hasta les quedaría bien.
      Te me has adelantado

  • Larry Page

    Una fuente muy confiable

5 de 11