Omicrono, la tecnología de El Español

El sonido de los ordenadores, móviles, coches y de cualquier otro dispositivo que reproduzca música es cada vez más profesional.

El sonido y la imagen son dos de los más aspectos más importantes a la hora de comprar un PC. Aún así, nadie los tiene en cuenta. Todos sucumben a la guerra de los procesadores, de la RAM y de la gráfica cuando al fin y al cabo la gran mayoría de la gente va a darle un uso doméstico. Y no está mal, pues a mayor hardware más actualizable es (tanto a nivel de hardware como a nivel de software) y por lo tanto durará más (en teoría).

Pero, por suerte, la imagen, y especialmente el sonido cada vez están teniendo más importancia a la hora de decantarse por un ordenador u otro. Todo se podría remontar, quizás, a hace 5 o 6 años. Fue HTC quién decidió incluir sonido Beats en el catálogo de características de sus terminales.

HP Pavilion Wave Desktop con sonido Bang & Olufsen

Bang & Olufsen y Harman/Kardon son las marcas con más éxito en sonido de teléfonos, PCs y coches

En este caso concreto no se trata de una marca que tenga una calidad de sonido especialmente buena. Sin embargo, dio pie a una guerra que comenzó a gestarse: incluir el mejor sonido. Luego precedió HP incluyendo altavoces Beats en sus portátiles de gama alta (nuevamente el sonido no es que fuera gran cosa, pero aportaba un valor extra). Más tarde, cuando Apple compró Beats, este sonido pasó a ser Bang & Olufsen (además, de mayor calidad).

El sonido profesional aún debe estandarizarse más

Ahora no solo ha llegado a los ordenadores, sino que esta categoría de sonido está por todas partes. El Samsung Galaxy S8 y S8+, por ejemplo, también se ha unido a esta moda: incluye sonido AKG, tanto en el terminal como en los auriculares que vienen con él. En los ordenadores más premium de la firma ocurre lo mismo.

Sonido Harman Kardon en un BMW i3

Pero ojo, no siempre se incluye un altavoz de la marca, sino que en ciertos casos puede ser que la marca que se anuncia simplemente ha dado el visto bueno en cuando a la calidad de sonido. Samsung incluso no solo decidió incluir el sonido AKG en su nuevo buque insignia. Además de esto, compró la matriz entera: JBL, AKG y Harman/Kardon costó a la coreana 8 mil millones de euros.

Coches (BMW y Audi)  y el nuevo asistente de Microsoft (con Cortana) con sonido Harman/Kardon son solo alguno de los ejemplos que demuestran esto.

Esto no solo ocurre con miras a mejorar el marketing, sino que también tiene otra explicación. Como todo lo del sector profesional, se acaba ‘domesticando’. Los frenos de disco, que en principio son para motos, y posteriormente para carreras profesionales, llegaron hace muchos años a las bicicletas de uso doméstico. Esto puede extrapolarse a cualquier tipo de tecnología.

El sonido había tardado. Pero por fin se acabó eso de tener un altavoz de muy mala calidad en un ordenador de gama premium. Lo mismo con los teléfonos y con cualquier otro dispositivo que lleve altavoces.

1 de 9