Omicrono, la tecnología de El Español

OverType es un simulador de máquina de escribir que nos hace recordar la escritura ‘antigua’.

¿Eres demasiado joven y no has llegado a probar una máquina de escribir hecha y derecha? ¿O por el contrario sí que has llegado a tiempo y la echas de menos? Sea como fuere, os traemos una web que nos permite simular la escritura con aquellas máquinas. Es como volver unas (cuantas) décadas atrás.

La herramienta que nos permite simular las maquinas antiguas se llama OverType. Y es que, indudablemente, ha tenido todos los detalles en cuenta: el significativo, y sin duda, representativo traqueteo que se produce al pulsar una tecla, las fuentes y mil cosas más que tendremos que ver con nuestros propios ojos.

Un simulador con todo lujo de detalle

Sube el sonido al tope y limpia de prepara tus dedos para conocer (o recordar) el método de escribir de antes. Difiere mucho la forma en la que se escribía antes con la actual. La primera diferencia que notaremos, será, muy probablemente, la ausencia del ‘Bloq Mayus’ (en caso de que estemos acostumbrados a usarla). No existía ni el cursor, ni siquiera el borrado. En este simulador en concreto tendremos tres tipos de fuentes: Courier, Special Elite y GNU Typewriter.

OverType, un simulador de máquina de escribir

Cuenta incluso con el mítico papel corrector. Sí, hablamos del antecesor del ‘Tipp-Ex’. Se trata, en concreto, de tiras de papel adhesivas usadas para tapar los fallos (y poder rescribir sobre esa parte del papel). Imaginad que cometéis un fallo en una hoja con alrededor de 500 palabras; tendríais que repetirlo todo por completo (fin de la clase de historia de la invención del Tipp-Ex).

Este papel tiene un funcionamiento muy curioso. Pero para entenderlo, primero tendremos que saber cómo funciona una máquina: cuando pulsamos una tecla, esta empuja una cinta con tinta (que adopta la forma de la letra) y que a su vez se estampa contra la hoja. Pues este papel corrector no es más que una cinta con pintura blanca.

O sea, para hacer una corrección tendríamos que escribir la misma letra (con la cinta blanca en vez de con la negra) justamente sobre donde lo hicimos la vez que nos equivocamos. Pues, en este simulador, funciona a la perfección.

OverType, un simulador de máquina de escribir

Como en cualquier máquina de escribir de la época, era necesario ir recargando la tinta de esa cinta. Si no, veríamos como poco a poco va bajando la calidad de la impresión hasta que casi no se ve. Esta cinta en concreto se dividía en dos rollos. Se colocaba cada uno de ellos a un extremo de la máquina y a petición nuestra una de los rollos (el de la izquierda) iba recogiendo cinta. De este modo no era necesario estar cambiando esa cinta de manera constante, sino que lo hacía u engranaje por nosotros.

«¡Ding!»

7 de 7