Omicrono, la tecnología de El Español

¿Cuál es la mejor foto que has sacado de la Luna? Este fotógrafo aficionado a la astronomía ha conseguido fotografiar la Luna y Júpiter, ojo, con la Game Boy Camera.

¿Es necesario un buen equipamiento para conseguir fotos únicas? Depende del resultado que busquemos, claro, pero siempre se dice que la mejor cámara para captar un momento es aquella que tengamos disponible en ese instante. En el caso de Alexander Pietrow decidió experimentar y probar algo que probablemente a nadie se le había ocurrido: hacer astrofotografía con la cámara de la Nintendo Game Boy.

Con mucha paciencia y aprovechando un telescopio de casi 200 años, este estudiante de astronomía pudo hacer una foto de la Luna con la Game Boy.

Fotos de 128×112 píxeles en monocromo

En 1998 Nintendo presentó la Game Boy Camera para su consola portátil, se introducía en la propia ranura de los cartuchos y en su momento se trataba de una cámara con sensor CMOS monocromo de 128×112 píxeles. Obviamente no se podía esperar mucho de una cámara de 2-bits y más visualizando las fotos como ‘nubes’ de píxeles en la pantalla de la Game Boy.

Alexander Pietrow decidió, por algún motivo, probar si sería capaz de fotografiar elementos espaciales con esta cámara, así que se puso manos a la obra y montó la Game Boy Camera con una Game Boy Advance SP y un telescopio Fraunhofer de 1838. Además, tuvo que idear cómo transferir las imágenes de la consola de Nintendo a un ordenador, tal y como cuentan en PetaPixel y detalla el fotógrafo en su blog.

Una vez todo montado, tuvo que esperar varias semanas hasta encontrar las condiciones ideales, sin nubes, para que la cámara pudiese captar algo razonable. El resultado lo podéis ver en las imágenes que acompañan a estas líneas. Al ampliar las fotos de la Luna, y pese a tener una resolución tan baja, incluso se pueden distinguir los cráteres en su superficie.

Si esto no es lo suficientemente sorprendente, lo más alucinante es que en algunas de las fotos que realizó consiguió captar Júpiter y tres de sus lunas (son los píxeles más brillantes).

La respuesta a por qué dedicar tanto tiempo a esto está clara: ¿por qué no?

  • Joshua

    El ser humano es fascinante

10 de 11