Omicrono, la tecnología de El Español

La UE ha dado el visto bueno a que se tomen medidas contra la obsolescencia programada.

Sí, esas son dos palabras que hemos escuchado mucho en los últimos años; “obsolescencia programada”, cuando los fabricantes crean productos que van a romperse o volverse inservibles al paso de un tiempo, con la intención de que compremos la próxima versión.

Es bien sabido que es una táctica popular entre los fabricantes, sobre todo de productos tecnológicos; pero es difícil luchar contra ella por la tremenda complejidad de los productos actuales. Lo malo es que se está extendiendo a otros sectores, como el software.

Los europeos queremos reparar, pero no nos dejan

Hoy el Parlamento Europeo ha realizado un llamamiento a la Comisión Europea y los estados miembros para luchar contra esta tendencia; también ha establecido algunas guías de lo que estos organismos tendrán que hacer en el futurto.

No es que los consumidores cambien constantemente de productos porque quieran, sino porque son obligados. Según el Eurobarómetro de 2014, el 77% de los consumidores europeos preferiría reparar sus dispositivos antes que comprar unos nuevos.

Pero es tan caro y complicado hacerlo, que prefieren gastar el dinero en un nuevo dispositivo. El uso excesivo de pegamento para sostener los componentes en su lugar, en vez de tornillos, es un ejemplo de práctica que tiene sus razones, pero que que acaba perjudicando a los consumidores.

Los eurodiputados además han declarado que los consumidores deberían saber aproximadamente cuánto durarán sus productos y cómo pueden ser reparados; la posibilidad de cambiar la batería de nuestro móvil es otra solicitud muy popular, ya que por la tendencia reciente, una vez que la batería se muere no podemos hacer mucho excepto cambiar el dispositivo.

También llama la atención que el Parlamento Europeo también tenga en cuenta el software; también existen casos de aplicaciones que dejan de funcionar después de un tiempo, sólo para que aparezca un sucesor que tendremos que volver a comprar e instalar.

Las medidas contra la obsolescencia programada propuestas por la UE

Por todo esto, la UE ha realizado varias propuestas:

  • Establecer un “criterio de resistencia” para cada tipo de producto que garantice su reparabilidad y su calidad.
  • Si la reparación de un dispositivo dura más de un mes, la garantía debería ser extendida ese tiempo que no tengamos el dispositivo.
  • Crear incentivos para fomentar las reparaciones y las ventas de segunda mano.
  • Tener siempre la opción de optar por un reparador independiente; que no dependamos exclusivamente del fabricante.
  • Componentes esenciales como las baterías y pantallas deberían poder intercambiarse.
  • Los fabricantes deben ofrecer partes de repuesto.
  • Se debería crear una definición comunitaria de “obsolescencia programada” e introducir pruebas contra este tipo de prácticas.

Como veis, algunas propuestas son más factibles que otras; ahora la pelota queda en el tejado de la Comisión Europea y de los gobiernos de los países miembros, que tendrán que tener en cuenta estas recomendaciones para sus próximas leyes.

Por lo tanto, de aquí a que tengamos leyes contra la obsolescencia programada aún puede faltar un rato; es una buena noticia que al menos se hable de ello.

  • Mauxx Rtg

    primero china limpia sus aires antes de que los senados se nieguen a sus “paraísos fiscales” patrocinados por empresas :v

3 de 11