Omicrono, la tecnología de El Español

El nuevo canon digital es igual que el antiguo canon digital. Todo cambia para quedarse igual.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el nuevo canon digital que se aplicará en España; después de los fracasos sonados de los anteriores intentos, algunos declarados ilegales por la justicia, toca darle la vuelta al mismo concepto.

La idea es la misma: como en España existe el concepto de copia privada, por el que los usuarios pueden hacer copias del contenido que compran, se establece una “compensación” a los autores. Por supuesto, la ejecución de esa idea es mucho más complicada, e implica que ese dinero acabe en los bolsillos de los de siempre. Pero no adelantemos acontecimientos.

El nuevo canon digital: igual que el antiguo

El gobierno español tenía cierta prisa por establecer una nueva ley que regule esta compensación; la última reglamentación ya estaba en el punto de mira de la Comisión Europea. El propio ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, ha confesado que el único motivo por el que la Comisión no ha multado a España es por la promesa de una nueva reglamentación.

Por la ley saliente, la compensación salía directamente de los Presupuestos Generales del Estado; es decir, que lo pagaba todo el mundo con los impuestos. En cambio, y como leemos en El Español, el nuevo texto se parece mucho al del gobierno del PSOE hace ya un par de legislaturas; ahora la compensación se obtiene subiendo de precio ciertos productos.

seguridad en Internet para niños

Por ejemplo, por cada smartphone vendido los fabricantes tendrán que abonar 1,10 €; mientras que cada tablet supondrá un pago de 3,15 €. Sí, técnicamente esa cifra la abonarán los fabricantes, pero es obvio que repercutirá en los propios usuarios. Lo sabemos porque, como ya hemos dicho, esto ya se intentó en el pasado.

Claro, que en su momento el canon digital iba principalmente a por los CDs y DVDs; el nuevo canon digital también los grava, pero otros productos como las tarjetas de memoria, tablets y smartphones cobran más importancia.

Un impuesto diseñado por y para las entidades de gestión de derechos de autore

Aún no sabemos el verdadero alcance del nuevo canon digital. Pero si que sabemos que la implantación se hará de manera escalonada; es decir, que empezará con una lista de dispositivos y cantidades, que irán subiendo con el paso del tiempo a base de reales decretos.

A falta de la lista inicial (que posiblemente se publique pronto en el BOE), este nuevo canon digital parece ser la repetición de un mal sueño. Los mismos errores de siempre se siguen cometiendo, esta vez ni siquiera cambiándoles el nombre o la apariencia.

Por ejemplo, de nuevo serán las entidades de gestión de derechos de autor las que se encarguen de gestionar la facturación de esta compensación; sí, las mismas entidades de gestión como la SGAE, que han sido condenadas e investigadas en incontables ocasiones.

De hecho, hoy mismo se ha descubierto que el escándalo más reciente, el llamado “fraude de la rueda” de la SGAE, pasó bajo la supervisión del ministerio de Cultura. El mismo ministerio que ahora crea una ley en cuya elaboración han participado directamente. En concreto, han participado las entidades de gestión, “empresas del sector tecnológico”, y grupos parlamentarios; no han participado ninguna de las asociaciones de consumidores y usuarios del país.

Todo cambia para quedarse igual.

  • Miguel

    No entiendo por qué tengo pagar un Cannon cuando estoy pagando 10 euros por tener Spotify, 12 por Netflix, además de comprar mis películas en Google Play Video.

  • Jorge Lira Reyes

    Entonces pagando ese impuesto ya puedes bajar contenido pirata? Y los que no descargan contigo pirata pagan porque pagan también, que pasa en España que se les ocurren cosas así, lo peor es que luego México les copia esas ideas fumadas .

6 de 11