Omicrono, la tecnología de El Español

El nuevo dispositivo de Oculus sería mucho más barato y no necesitaría un PC potente.

Ya sabíamos que el objetivo de Facebook cuando compró Oculus popularizar la realidad virtual; pero ¿cómo ayuda a esto un caro dispositivo que muy pocos pueden usar?

El Rift fue diseñado desde el principio como un accesorio que usaríamos conectado a un ordenador; no uno cualquiera, sino a uno lo suficientemente potente como para renderizar a la resolución y los frames por segundo necesarios.

La realidad virtual es demasiado cara y complicada

El resultado es que la experiencia con un Rift es muy buena, pero también es inaccesible para la mayoría; desde su lanzamiento el precio del dispositivo, 800 dólares, lo puso más como un capricho “premium” que como un aparato popular.

Si a eso le sumamos los 1000 dólares que costaba en su momento un ordenador que cumpliese los requisitos, la inversión era costosa.

El paso del tiempo ha solucionado algunos de estos problemas. Los ordenadores capaces de realidad virtual son mas baratos; y Facebook está bajando el precio del Rift cada vez que puede.

Pero no es suficiente. Popularizar la realidad virtual precisará de un dispositivo completamente nuevo; diseñado desde el principio para ser barato y accesible.

Pacific, el nuevo dispositivo de Oculus

Según una filtración publicada por Bloomberg, justo así es como será el nuevo dispositivo de Oculus; será presentado a finales de este mismo año y lanzado en 2018, y puede revolucionar el sector de la realidad virtual.

Este dispositivo, con el nombre clave “Pacific”, será mucho más barato; el precio puede alcanzar los 200 dólares, apenas una cuarta parte de lo que costaba el Rift en su lanzamiento.

No es solo que sea más barato; tampoco acarreará los costes adicionales del Rift. El dispositivo no se tendrá que conectar a un PC, ni siquiera a un smartphone; contará con un procesador Snapdragon de Qualcomm y todo lo necesario para ejecutar juegos y aplicaciones en realidad virtual.

El dispositivo es pequeño y ha sido diseñado para llevarlo encima y usarlo en cualquier momento. Eso ha supuesto algunos sacrificios, como que no podrá rastrear la posición del usuario; aunque se prevé una versión futura que incluya esa tecnología.

Facebook y Xiaomi se alían para popularizar la realidad virtual

Oculus se ha asociado con Xiaomi para la fabricación de Pacific; de hecho, en China el dispositivo llevará la marca Xiaomi y ejecutará apps del fabricante. En el resto del mundo usará la marca Oculus y contará con acceso a su tienda de apps y juegos.

Esta relación tiene sentido porque Hugo Barra, que fuera vicepresidente de Xiaomi, ahora trabaja en la división de realidad virtual de Facebook; así que puede haber usado a sus contactos.

El Pacific de Oculus ocupará el hueco entre los adaptadores para smartphones, como el Gear VR, y los dispositivos para ordenadores como el Rift. Por eso puede tener el potencial de llegar al público al que no ha podido llegar el resto.

3 de 11