Omicrono, la tecnología de El Español

La Inteligencia Artificial y la animatrónica tienen un gran camino por delante.

La animatrónica es la técnica capaz de dotar del aspecto y comportamiento de seres vivos a máquinas. Es decir, que es la parte de la ingeniería que se encarga de ‘humanizar’ a los robots. Los más básicos recrean simplemente el movimiento del cuerpo, pero los más complejos son capaces de simular el movimiento de cada músculo del cuerpo. La complejidad depende del uso al que se le vaya a dar a este, pues no siempre suele ser necesario que se recree por completo.

Históricamente se ha usado en la industria del espectáculo (parques temáticos, teatros, piezas cinematográficas y un largo etcétera). No obstante, también tiene otros usos que están llegando junto con la Inteligencia Artificial. Y justamente la unión de la IA junto con la animatrónica es lo que da el resultado de los androides, como se le conoce usualmente a los robots que imitan el comportamiento humano.

Disney, precursor de la animatrónica

Una de las compañías más importantes detrás del desarrollo de la animatrónica es Disney. En los años 60 comenzó a desarrollar lo que patentó como Audio-animatronic, robots muy básicos que eran capaces de reproducir movimientos y sonidos ya previamente establecidos. Estaban destinados a ser una atracción de sus parques temáticos.

En la imagen superior vemos los ojos de Fujur, uno de los personajes de ‘La historia interminable’, una película infantil de 1984. Se trata de uno de los primeros robots animatrónicos de la historia cinematográfica. Como comentábamos antes, tan solo era necesario que se movieran los ojos, pues el resto se realizaba mediante edición post-producción.

La animatrónica actual

La animatrónica de ahora no tiene nada que ver con la de hace 60 años. Es mucho más compleja y por lo tanto mucho más real. En la imagen inferior podemos ver una cara animatrónica muy lograda. En el vídeo en alta definición podemos comprobar el realismo del robot.

Ya no solo hablamos de que los movimientos sean muy reales, sino que además, parece real gracias a la piel sintética que han usado y gracias al maquillaje. Ahora imaginad uno de estos robots a tamaño completo: realmente dudaríamos de si se trata de un robot o de una persona real.

Hacia adónde va la animatrónica

El rumbo de la animatrónica está claro que, aparte de seguir perteneciendo al mundo del cine y del espectáculo, es junto con la Inteligencia Artificial. Disney, por ejemplo, está a punto de usar animatrónica e Inteligencia Artificial para simular uno de sus personajes en la vida real.

En concreto hablamos de Pascal, uno de los personajes de la película ‘Enredados’. Será construido físicamente y, por medio de una IA, se simulará su comportamiento. El mayor problema, lejos de ser simular a un animal físicamente, es enfrentarse al hecho de que tendrían que «entender a dónde van, tener metas, y van a tener que saber cómo navegar en un mundo con humanos», tal y como afirmó Jon Snoddy, vicepresidente senior de investigación y desarrollo de Disney a la BBC.

La idea es que ni siquiera la gente sepa que hay una IA detrás, pues eso asustaría a los posibles usuarios de los parques temáticos que incluyan estos robots animatrónicos. Y es que, como sabemos, todo, o casi todo lo que rodea a la Inteligencia Artificial está rodeado de una nebulosa de miedo sin fundamento (por supuesto).

Este es el primer policía robot del mundo

Ahora viene lo interesante: usar animatrónica y la IA fuera del ámbito del espectáculo, que sirva para ayudar a la gente o para sustituir trabajos o cualificados, como la atención al cliente o la asistencia.

2 de 7