Omicrono, la tecnología de El Español

Esta empresa podría tener lista muy pronto una IA capaz de reconocer caras de entre la multitud.

El reconocimiento facial, junto con la función para ampliar fotografías hasta límites insospechables son dos de los clásicos del género policíaco. Sin embargo, lo primero puede hacerse realidad muy pronto (y de hecho, lo es). Y es que Motorola junto con Neurala, una startup, está trabajando en una IA para reconocer caras.

En concreto, esta empresa se dedica a realizar software basado en Inteligencia Artificial para productos inteligentes (como cámaras, drones, juguetes, etcétera). Ya en el pasado desarrollaron un dron (llamado Air Shepherd) para detectar posibles cazadores furtivos de animales. En la siguiente imagen podemos ver una simulación de lo que este sistema es capaz de realizar.

De cazadores furtivos a personas perdidas o delincuentes

¿Se podría adaptar esta función para encontrar gente? Por supuesto, y así lo ha manifestado Neurala. La idea de la asociación con Motorola es poder habilitar las cámaras que portan algunos cuerpos de seguridad para que puedan ser usadas como cámaras de reconocimiento facial.

Por supuesto son pocos los cuerpos de seguridad que actualmente llevan cámaras. Aunque su pensamiento inicial no era para reconocer a delincuentes o a niños perdidos, sino que era registrar toda la actividad policial (motivado, en parte por la polémica latente en Estados Unidos por los disparos de los cuerpos policiales a civiles inocentes) y para tomar fotografías y/o vídeos que puedan servir como prueba.

La idea es magnífica: se podría usar cualquier cámara pública

Supongamos por un momento que se ha perdido una persona. En el proceso de búsqueda, se podría lanzar un aviso con imágenes de la persona. Así, cualquier agente que esté de servicio y con la cámara por la calle estará colaborando de manera pasiva con las búsquedas mientras realiza su servicio. Pero no solo sería capaz de reconocer personas, sino también a objetos perdidos.

La idea no parece tan lejana; en UK, hace muy poco, ya se arrestó por primera vez a un sujeto gracias a programas de reconocimiento facial. Y desde entonces ya han habido más casos.

¿Riesgo de hackeo?

Sabemos por experiencia que los sistemas de seguridad informáticos no siempre son fiables. Tenemos el caso de la NSA, una agencia gubernamental de Estados Unidos, que sufrió un ataque con el que se filtraron sus ‘armas’ para hackear equipos.

Y ya no es solo eso, sino que una vez desarrollada la tecnología, si cae en malas manos, se podría usar para otros fines no tan lícitos. No sería la primera vez que un gran invento (y peligroso, como es el caso) cayera en malas manos y que finalmente acabase haciendo más daño que bien.

7 de 7