Omicrono, la tecnología de El Español

Waymo, la startup de Alphabet dedicada al desarrollo de coches autónomos, ha ideado coches que se ablandan en caso de atropello.

No llevan mucho tiempo en las carreteras, pero los coches autónomos ya han demostrado lo seguros que son; los contados accidentes en los que se han metido han sido culpa de seres humanos. Claro, que hay excepciones, y no todos los proyectos están al mismo nivel.

La mala imagen que daría un coche autónomo atropellando a una persona sería capaz de acabar con esta tecnología de golpe; incluso si no es culpa del sistema autónomo. Si algo puede salir mal, saldrá mal, y por eso es mejor prevenir futuros accidentes.

Desde que se independizó de Google dentro de Alphabet, Waymo ha seguido desarrollando algo más que sistemas autónomos; una patente solicitada en 2015 y publicada ahora revela que también están investigando cómo crear coches que se ablandan en caso de atropello. La idea es que, si son capaces de prevenir estos accidentes, puedan adaptar el coche para el impacto.

Los coches que se ablandan pueden salvar vidas en caso de atropello

En concreto, el sistema sería capaz de cambiar la rigidez de la carrocería, los parachoques y el capó; en el caso de atropello, esas son las zonas que provocarán heridas a las personas atropelladas. Usando los sensores integrados en el coche, el sistema sería capaz de saber que va a atropellar a una persona antes de que ocurra.

Inmediatamente, reaccionaría cambiando la superficie contra la que el cuerpo impactará; esto se consigue con cables, muelles y otros métodos, que cambiarían el exterior del coche de manera notable. Esto puede variar dependiendo del tipo de impacto; si el atropellado es un ciclista, el coche se adaptará de manera diferente a un peatón que va a pie.

La clave es conseguir esto sin poner en peligro a las personas que van en el vehículo. Este sistema sólo se activa si detecta a un peatón; si nos vamos a estrellar contra otro coche, por ejemplo, mantendría la rigidez para asegurar que afecta lo mínimo posible al interior del vehículo.

Por el momento este sistema es sólo una patente; pero también es toda una declaración de intenciones. Google ha hablado mucho de seguridad cada vez que ha presumido de coche autónomo; y esta tecnología va en la misma dirección. No solo para proteger a los conductores, sino a los peatones.

Por supuesto, esta no es la primera vez que a alguien se le ocurre modificar coches para salvar a peatones; aunque muchas veces no estaba claro el beneficio que tenían.

8 de 9