Omicrono, la tecnología de El Español

Los paneles solares también tienen ‘exploits‘, por lo que podrían ser hackeados.

Recientemente se han descubierto vulnerabilidades en paneles solares gracias a Willem Westerhof, un investigador en ciberseguridad. Afectan a varios modelos de varias marcas, aunque no se ha especificado cuáles. Lo que sí que sabemos a ciencia cierta es que al menos cuatro modelos de SMA están afectados.

Concretamente, hablamos de una vulnerabilidad que afecta a miles de inverters a través de toda Europa. Estos componentes son los necesarios para transformar la corriente continua generada por la instalación solar en corriente alterna a 220v y 50 Hz.

Vulnerabilidades también en los paneles solares

El peligro se sitúa en que se podría realizar un ataque a cientos o miles de inverters para alterar el flujo de energía y colapsar la red, motivo por el cual se acabaría por caer. Se estima que los paneles solares con vulnerabilidades podrían gestionar un total de 17 GW.

En 2006, en Alemania, se perdieron 5 GW de potencia debido a un problema técnico. El problema fue tan grande que 10 millones de personas de toda Europa sufrieron apagones (entre ellas, personas de España, Francia, Austria, y muchos más países, incluso Marruecos). 17 GW podría ser mucho más devastador.

Ya no solo hablamos de que millones de personas se queden sin red. Además se podrían contabilizar pérdidas multimillonarias (se estima que unos 4500 millones de euros por un apagón de tan solo 3 horas).

Las vulnerabilidades concretas no han sido publicadas por razones obvias (podrían estresar la red eléctrica, como decíamos, y que se cayese). No obstante, con desconectar los paneles solares de Internet basta para solucionar el problema. Al menos SMA ya está trabajando en una solución (llevan en ello 6 meses).

También se ha recomendado que se cambien las contraseñas de administrador. Sin embargo, para Tom van de Wiele (investigador de ciberseguridad de F-Secure) solamente se trata de un descargo de responsabilidad para hacer ver que el problema no se encuentra en las máquinas.

3 de 5